De la Rúa denunció que hay un golpismo oculto

La inesperada acusación apunta a comentarios del peronismo; reacción de Ruckauf
(0)
22 de octubre de 2000  

El presidente Fernando de la Rúa salió ayer enérgicamente al cruce de las voces que desde el peronismo auguraron en los últimos días el inminente fracaso de su gobierno.

"Hay un golpismo oculto que anida en quienes quieren desestabilizar las instituciones de la República", afirmó ante un millar de jóvenes radicales que se reunieron, al mediodía, en la quinta de Olivos.

De la Rúa aseguró que va a cumplir con el período presidencial de cuatro años para el que fue elegido y se definió como la "garantía" de la República.

"No se dejen ganar por los fracasados que destruyeron las posibilidades en la década pasada", exhortó.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Carlos Ruckauk (PJ), sostuvo en una entrevista con La Nación que "el peronismo está listo para gobernar" y sugirió, por primera vez, la posibilidad de participar en elecciones presidenciales anticipadas.

En la Alianza, entretanto, la renuncia de Fernando de Santibañes a la jefatura de la SIDE sirvió como un bálsamo para la relación entre De la Rúa y el ex vicepresidente Carlos Alvarez, y éste aceptó finalmente la incorporación de dirigentes del Frepaso a segundas líneas del Gobierno.

Nilda Garré será viceministra del Interior y Enrique Martínez se sumará a Economía, entre otras incorporaciones.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.