De la Rúa, molesto con las alarmas

(0)
8 de diciembre de 2001  

El presidente Fernando de la Rúa reclamó que "no se sigan lanzando alarmas, porque la situación es difícil, pero el Gobierno actúa con responsabilidad y compromiso". E instó a la prensa a que "en un tema delicado como éste se difunda la información más objetiva".

Al salir de la Casa Rosada, el Presidente anunció que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, no regresaría anoche y se quedará hasta pasado mañana en Washington para negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el desembolso de 1260 millones de dólares para afrontar los vencimientos de los servicios de la deuda del mes actual.

"Tuvo una reunión cordial, positiva, y eso es un dato positivo. El ministro no regresará esta noche y se quedará trabajando hasta el lunes", dijo De la Rúa. Cuando se lo consultó acerca de su impresión sobre la suerte de la gestión de Cavallo, evitó arriesgar un pronóstico: "Que se queda trabajando", dijo.

El desembolso que negocia Cavallo es crucial para evitar la cesación de pagos de la Argentina y es el asunto que más preocupa a la Casa Rosada. Luego de la llamada del ministro de Economía a De la Rúa, a media tarde, se percibió una suerte de distensión entre los funcionarios.

En otro orden, De la Rúa confirmó que tiene previsto reunirse con el presidente del PJ, Carlos Menem, como parte de un acuerdo de "unidad nacional" con todos los partidos políticos para superar la crisis. "El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, está preparando un cronograma. Una reunión prevista es con Menem, el titular del PJ, y también con todos los gobernadores", dijo De la Rúa.

Anunció entonces que Colombo viajaría a Puerto Iguazú, para reunirse con los doce gobernadores peronistas del Frente Federal Solidario. "Nosotros vamos a honrar la deuda y un prerrequisito fundamental para ello es la unidad nacional", añadió.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.