De la Rúa retó en público a Cavallo

Ante el gabinete le ordenó que viaje a Washington a "construir puentes de diálogo, a buscar un acuerdo, no a confrontar"
(0)
7 de diciembre de 2001  

Por primera vez desde que lo designó como su ministro de Economía, el presidente De la Rúa reprendió ayer en la reunión de gabinete a Domingo Cavallo. "Domingo: si vas a Washington, que sea a construir puentes de diálogo, a buscar un acuerdo, no a confrontar", le advirtió el jefe del Estado a Cavallo, según confirmaron a LA NACION cinco de los trece funcionarios que presenciaron el reto.

Cavallo se quedó sin palabras: era la primera vez que De la Rúa se hacía eco del malestar de otros funcionarios del Gobierno hacia el titular de Hacienda. En especial, del canciller Adalberto Rodríguez Giavarini y del jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, que con diferentes estilos expresaron el mismo fastidio: mientras que el primero mantuvo un obstinado silencio hacia Cavallo, el segundo llegó a insultar a su par de Economía.

La tensa escena tuvo lugar en la reunión de gabinete que fue convocada de urgencia por De la Rúa para analizar la estrategia que seguirá el Gobierno luego de la negativa del FMI a desembolsar nuevos fondos para este mes.

A tan sólo horas de que Cavallo se subiera al avión que anoche lo transportó a Washington, donde se encontrará con representantes del Fondo para destrabar la llegada de ayuda financiera, De la Rúa pidió a su ministro que controlara su carácter para no obstaculizar el diálogo con el FMI.

"Mingo fue muy torpe cuando anunció las últimas medidas sin consultar a la misión (del Fondo). No tiene una segunda oportunidad para cometer un error. Tiene que volver de Washington con un acuerdo", reflexionaba ayer un ministro delarruista.

En un almuerzo en el que nadie tocó la comida, Colombo desató su furia contra Cavallo. "Si vas a Washington, volvé con algo concreto. Si no, te vas a la m...", le arrojó el funcionario, según confirmaron voceros del Gobierno y allegados al propio jefe de Gabinete. Muy molesto por los supuestos errores de su par de Economía, Colombo hizo una larga exposición sobre las consecuencias que la desaparición del financiamiento internacional tendrá sobre el canje de la deuda.

Recordó que esa operación se está haciendo sobre el frágil sustento de un decreto de necesidad y urgencia firmado por De la Rúa, y pidió que esa operación se realice en el marco de una ley aprobada por el Congreso y con el visto bueno del PJ.

"Vos no podés gobernar en contra del peronismo, ni vas a generar confianza con ningún plan mágico", le arrojó Colombo a Cavallo. "Mingo: no podés ser vos contra todo el mundo", lo secundó el ministro de Educación, Andrés Delich.

Con peronistas

Después, el jefe de Gabinete contó que en su encuentro de la mañana con el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, éste le había pedido que se fortaleciera el consenso con la oposición antes de lanzar cualquier medida. Y que el Gobierno convocara a Carlos Menem, en su calidad de presidente del PJ, para dotar al diálogo de un "paraguas de institucionalidad, que no deje a los gobernadores apoyando solos al Gobierno".

Anoche, antes de irse de la Casa de Gobierno, el Presidente recordó a los periodistas que se comunicó con el ex presidente para "informarle de la situación".

El ministro de Economía, que nunca recompuso del todo su relación con Menem, amenazó con levantarse de su silla. Fue entonces cuando el Presidente interrumpió la reunión y dividió al gabinete en dos grupos: "Adalberto (Rodríguez Giavarini), Chrystian (Colombo) y Domingo, vengan conmigo a mi despacho. El resto, salga y defienda la convertibilidad", ordenó. En su encuentro reservado, el canciller acordó convocar a los embajadores de los países del Grupo de los Siete en el Ministerio de Economía para intentar restablecer el apoyo a la Argentina.

Poco después de esa reunión, Cavallo salió sonriente de la Casa de Gobierno y anunció que viajaría a Washington acompañado por su secretario de Finanzas, Daniel Marx.

Pero el funcionario de Economía no se mostró dispuesto a viajar con Cavallo, con quien disiente profundamente en cuanto al trato con los sectores financieros: Marx es considerado un "blando", mientras que Cavallo suele ir al choque.

Los roces entre ambos se hicieron evidentes ayer, cuando Marx dijo a la prensa que nunca había pensado viajar a los Estados Unidos, pese a que Cavallo y el secretario general de la Presidencia, Nicolás Gallo, ya habían anunciado lo contrario.

Sólo un llamado de último momento de Gallo a Marx, en el que el secretario general de la Presidencia lo convenció de que no habría roces con Cavallo ante terceros, logró que el secretario de Finanzas hiciera las valijas para viajar a los Estados Unidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.