El día después de su amplio triunfo en la elección interna. De la Rúa se niega a compartir el poder