De la Rúa: "Se restableció el diálogo"

El Presidente escuchó un informe optimista de Cavallo, recién llegado de Washington; luego evitó hablar de futuros ajustes
(0)
10 de diciembre de 2001  

La noticia no lo tomó por sorpresa porque el propio ministro de Economía, Domingo Cavallo, lo había mantenido informado sobre cada pequeño logro durante las 48 horas de su difícil estada en Washington.

Pero ayer, cuando escuchó de boca de Cavallo que el Fondo Monetario Internacional finalmente se había mostrado dispuesto a mantener el diálogo con la Argentina, el presidente Fernando de la Rúa dejó escapar un suspiro de alivio.

Y se convenció a sí mismo de que las cosas estaban bastante mejor que la semana última, cuando el FMI decidió no desembolsar fondos frescos para la Argentina. Poco después, lo diría a la prensa: "Cavallo me ha contagiado el optimismo; el diálogo con el FMI se ha restablecido", dijo.

Ojeroso, muy pálido y con una campera sport, pero con aire de haber logrado una tregua en una batalla que venía perdiendo, Cavallo había ido a verlo a Olivos tan pronto como se bajó del avión que lo trajo de la capital de los Estados Unidos.

Allí le informó al Presidente de los detalles que tres horas después se harían públicos en un comunicado emitido por el FMI desde Washington: le dijo que el organismo internacional "valora mucho" el esfuerzo que la Argentina ha hecho para reducir el gasto público. También le aseguró que el FMI no desconfía de las cifras suministradas por el gobierno nacional, más allá de la "eterna discusión" por la proyección del crecimiento para el año próximo.

Y después sacó a relucir el as que se había guardado en la manga: "En el FMI desconfían de las cifras de las provincias. Y tampoco les gusta nada lo de los bonos que están emitiendo", deslizó. Se refería a una vieja discusión que el Gobierno viene manteniendo con el Fondo, según confió a LA NACION un funcionario que ayer estuvo en Olivos: mientras que en el Ministerio de Economía consideran que la emisión de 1300 millones de dólares en Lecop para pagar la coparticipación a las provincias es sólo "pago de una deuda preexistente", en el organismo internacional interpretan que esos bonos son, lisa y llanamente, "más gasto nacional". Cuando contaba esto (que luego repetiría en una conferencia de prensa) había algo de revancha en la voz de Cavallo: el jueves último, en una reunión de gabinete de emergencia que se convocó tan pronto como se supo que el FMI no desembolsaría fondos frescos para la Argentina, el ministro de Economía había recibido enérgicos cuestionamientos de casi todos los ministros.

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, le había criticado, por caso, su poco interés en lograr el consenso con los gobernadores peronistas, que reclaman que el Palacio de Hacienda se ponga al día con el pago de sueldos y fondos coparticipables antes de dar su apoyo al canje de la deuda. "Vos no podés gobernar en contra del peronismo", le gritó.

Cavallo no respondió, pero se fue a Washington con las palabras de De la Rúa dándole vueltas en la cabeza: "Domingo, andá a construir puentes de diálogo, no a romperlos", le había dicho. Y Cavallo volvió con un puente, que llegó ratificado por el FMI en un comunicado en el que el organismo internacional calificaba su encuentro con el ministro como "fructífero".

De la Rúa lo escuchó en silencio. Hizo pocas preguntas. Pero quedó conforme, y le encargó que explicara todo en una conferencia de prensa, por la tarde.

Después hizo que sus encargados de protocolo dejaran trascender que él también hablaría a la prensa a la salida de un acto en el Teatro San Martín. Y así fue: pese al agobio de decenas de micrófonos y cámaras, y secundado por su secretario privado, Leonardo Aiello, que no le perdía pisada, De la Rúa se mostró satisfecho por "el éxito" de la gestión de Cavallo.

Apenas le cambió el tono optimista cuando los periodistas quisieron pasar a la segunda parte de la pregunta: qué tipo de ajuste deberá realizar la Argentina para lograr que el FMI no vuelva a soltarle la mano.

De la Rúa dijo que prefería no referirse a palabras como "ajuste" o "recorte del gasto", y eligió un concepto que suele ser utilizado por el propio FMI: "programa sustentable".

"Lo importante es que se ha avanzado muy bien, en forma constructiva y positiva", subrayó el mandatario. "Está restablecido el diálogo. Se sigue trabajando rápidamente con el FMI para la revisión del programa -que es la denominación técnica que tiene el examen de las cuentas-, para avanzar en él", agregó.

Cuando se lo consultó sobre la posibilidad de que se deba aplicar un nuevo ajuste en los gastos, De la Rúa corrigió al cronista que había hecho la pregunta."No: hay un error en las palabras que se están empleando. Se trata de lograr un programa sustentable", insistió. Después volvió a Olivos, donde se encontró con Colombo y acordó la próxima ronda de consultas con los gobernadores.

Cavallo se instaló en el Ministerio de Economía, donde preparó una conferencia de prensa. A esa misma hora un ministro delarruista reflexionaba: "Con el carácter que tiene, muchos querríamos darle un cachetazo... o una patada... Pero si se fuera en este momento, en pleno canje, se debilitaría aún más el Presidente".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.