De la Rúa suspende viajes, pero tiene visitas

Otros ámbitos. Versiones. Un León espera. Cuba y París. Papas sin caviar.
(0)
2 de diciembre de 2001  

  • Otros ámbitos. En la Cumbre Iberoamericana que se celebró recientemente en Lima, el presidente argentino Fernando de la Rúa convino con sus pares de Chile, Ecuador y Colombia trasladar para el año próximo las visitas que iba a realizar este mes. Más allá del interinato temido, donde el justicialista Ramón Puerta (Misiones) como presidente provisional del Senado se haría cargo del Poder Ejecutivo en ausencia del jefe del Estado, la realidad es que la situación no aconseja ausencias reiteradas del primer mandatario. Por eso se prefiere ser anfitriones de figuras ilustres, y en este panorama se inscribirá la visita de trabajo, del 27 próximo, del canciller mexicano, Jorge Castañeda. La diplomacia local está pensando (desde hace algún tiempo) que en la región hay otros países importantes que también merecen atención.
  • * * *

  • Versiones. El presidente De la Rúa no suspendió su viaje del 20 y 21 próximos a Montevideo, por la reunión del Mercosur, pero también por temas bilaterales con Uruguay. Se está analizando una mayor facilitación en los trámites aduaneros para personas, vehículos y bienes. Si el hasta ahora senador radical José María García Arecha apareciese en Montevideo esos días sería la confirmación del rumor que dice que reemplazará a Juan Manuel Casella en la embajada. Este deberá asumir la vicepresidencia 1» del Comité Nacional del Radicalismo.
  • * * *

  • Un León espera. No es el único rumor. Hay otro que dice que Luis León, como aquél, hasta la semana próxima seguirá siendo senador y es un devenido diplomático, iría a la embajada en Lima. El radicalismo ha confiado siempre en la sabiduría de los años para mandar a sus embajadores en Perú. Están los ejemplos de Anselmo Marini, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, y el del embajador actual, Víctor Martínez, que, como León, supera los 80 años. Cabe destacar que un embajador de carrera debe retirarse por ley a los 70.
  • * * *

  • Cuba y París. El jueves explotó la designación del sucesor presidencial: el senador justicialista por Misiones Ramón Puerta. El tema no es cometido de este espacio memorioso, que recuerda un anuncio de los años 90. Entonces se publicó en varios medios la versión sobre la posibilidad de que Misiones, gobernada por él, acordase un trueque con Cuba. Se evaluó que la provincia manejada en ese entonces por Puerta proveería viviendas de madera para armar y Cuba aportaría medicamentos e insumos para la salud. Ante esa situación (no se sabe si llegó a concretarse) se podría pensar, por asociación de ideas, que desde tan alta ubicación institucional Puerta podría atemperar los lineamientos de nuestra diplomacia, por ahora reticente con Cuba. Al margen de lo expuesto, debe verse en el presidente provisional del Senado un sesgo cultural positivo. Mientras sus correligionarios sacaron dinero del país para comprar departamentos en ese paraíso de la farándula (y del medio pelo argentino, como diría Arturo Jauretche) que es Miami, él apuntó a París, donde cuenta con un cómodo piso situado muy cerca del famoso arco del Triunfo.
  • * * *

  • Papas sin caviar. La difícil situación por la que transita nuestra embajada en Paquistán no es un hecho nuevo en la diplomacia de carrera (los embajadores políticos van a lugares más cómodos). Recuerda el embajador Erasto Villa en su lúcido y largo octavo decenio, su destino en Japón, donde estuvo entre 1941 y 1944. Al principio, como diplomático y cuando la Argentina rompió relaciones con el Eje, como confinado en una aldea lejana de Tokio. Esto lo salvó de los bombardeos norteamericanos y les impuso a él, su mujer y su hijo a una dieta en la que algunos días sólo había papas y otros algunas verduras que podían cultivar en el terrenito próximo a la vivienda. El embajador Villa se retiró del servicio activo en 1964, al concluir su embajada en Canadá.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.