De la Sota dice que está dispuesto a negociar

No exige la salida de Cavallo
(0)
11 de diciembre de 2001  

CORDOBA.- El gobernador José Manuel de la Sota no adhirió a condicionar el diálogo con el gobierno por las medidas que éste necesita arbitrar luego de las últimas negociaciones con el FMI a la salida de Domingo Cavallo del Ministerio de Economía y tampoco rechazó que Carlos Menem pueda ser el interlocutor por el PJ en la concertación que el presidente Fernando de la Rúa convocaría en los próximos días.

El cordobés distinguió así dos escenarios. En el primero de ellos ,interpretó que quien debe representar al peronismo es el ex jefe de Estado.

"Si el Gobierno convoca a una coincidencia de partidos, el que debe ir es Carlos Menem, porque es el presidente del partido. Ahora, si (el Ejecutivo) convoca a tratar un programa de gobierno, a garantizar la gobernabilidad que le falta, porque todos convenimos que este es un gobierno débil, irresoluto, al que le cuesta mucho decidir, allí tendría que hablar con los gobernadores, con los empresarios, con los sindicatos, con los rectores de las universidades, con los que tienen responsabilidades de función de gobierno", razonó De la Sota.

Con esto, el mandatario tomó partido por una actitud que lo diferencia de Eduardo Duhalde y de Carlos Ruckauf, fuertemente enfrentados a Menem.

Con respecto a Cavallo, De la Sota se distanció de sus colegas peronistas que durante el fin de semana sugirieron a miembros del Ejecutivo que para hablar sobre qué ajustes se harán para restablecer los auxilios financieros del Fondo Monetario, Domingo Cavallo no debería estar sentado a la mesa de las conversaciones.

"No es cuestión de nombres, es cuestión de que el país salga adelante", respondió cuando fue consultado sobre la postura de otros gobernadores. Insistió en que "este no es un problema sino que el presidente De la Rúa realmente tenga soluciones, porque hasta ahora todas le han fracasado".

De la Sota evitó referirse a Cavallo y a su gestión. "Dejemos que lo analice la gente", se limitó a comentar, aunque sobre las perspectivas de mayores achiques fiscales no aplicó los mismos paños fríos: "El panorama empeora, porque si a los ajustes en los sectores público y privado se les agrega la eliminación de las reducciones de impuestos de los planes de competitividad, sobre llovido, mojado", graficó.

Se mostró de acuerdo con "un aporte" del sector público para que "la actividad privada reaccione, pueda volver a producir y de empleo" y en oposición a un nuevo torniquete en el gasto estatal "para pagar deudas". "No creo que esta sea ninguna solución", sostuvo.

De la Sota hizo estas declaraciones antes y después de la asunción de los 70 miembros de la Legislatura unicameral que ayer estrenó la provincia, tras 130 años de sistema bicameral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.