De la Sota rechaza otro proyecto del Gobierno

(0)
26 de abril de 2004  

CORDOBA.- "Somos federales en los papeles, pero Dios atiende en Buenos Aires", señaló José Manuel de la Sota refiriéndose a lo "injusto" que es, a su criterio, el proyecto de coparticipación federal de impuestos que impulsa el gobierno de Néstor Kirchner.

Sin eufemismos, el gobernador volvió a criticar la propuesta de reparto que elaboró la Nación y que, en su opinión, pretende dejar en manos del Presidente el 60 por ciento de los fondos coparticipables.

Para seguir adelante con su batalla por el reparto de los impuestos, el gobernador aprovechó su participación en el Primer Encuentro de Gobernadores de América Latina, que se realizó la semana última en las ciudades chilenas de Viña del Mar y Valparaíso, y donde se trató, precisamente, el problema del centralismo político y económico, que el gobernador calificó como "un tema mundial".

En ese encuentro, De la Sota conversó con el diario cordobés La Voz del Interior y en el transcurso de esa entrevista explicó: "En la Argentina ocurre lo mismo [que en otros países], hay que construir un país federal. Somos federales en los papeles, pero Dios atiende en Buenos Aires. Y para cambiar esto hay que hablar de plata. Hay que preguntarse hasta cuándo le vamos a pagar la Policía, la Justicia y los bomberos a la Capital Federal, que tiene el gobierno más rico del país, ya que es el que más recauda en el lugar de mejores ingresos por habitante".

Subsidio

En la entrevista, el gobernador cordobés prosiguió: "¿Hasta cuándo vamos a seguir subsidiando a las provincias más chicas, sin tener un control de que esos subsidios vayan a proyectos de desarrollo concretos? Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza somos las cuatro provincias que más ponemos al conjunto de la Nación. Entendemos que esto es solidaridad, y que lo debemos hacer, pero ¿hasta cuándo y en qué condiciones?".

Aunque admitió que su oposición al gobierno nacional puede traerle consecuencias a la provincia, De la Sota fue terminante en su opinión. "Como está el proyecto que envió la Nación, no lo firmo", advirtió.

"Las conversaciones entre mis representantes y los funcionarios nacionales no han avanzado -destacó- ya que ante cada observación de los funcionarios de Córdoba les contestan que no. Entonces, tendrán que presentarle al FMI un acuerdo con las provincias que la provincia de Córdoba no suscribirá."

"Igualitario"

Según el gobernador, Córdoba no reclama "nada extraño, sólo un tratamiento igualitario con el resto de las provincias".

En este sentido, precisó que en el proyecto que impulsa el gobierno central "el 60 por ciento de la recaudación va a la Nación y el 40 por ciento restante a las provincias. Siempre fue al revés. Máxime ahora, que el gobierno nacional no tiene más escuelas, hospitales. Las provincias administramos la salud, la seguridad, la educación y el servicio de Justicia, y la Nación sólo tiene, en materia educativa, a las universidades y, en materia de seguridad, a las Fuerzas Armadas, Gendarmería, la Policía Federal y esta especie de FBI que crearán ahora. No es nada comparado con lo que invertimos las provincias".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.