De la Sota replicó los dichos de Rodríguez Saá

Dijo que no hizo nada para "alterar la institucionalidad"
(0)
31 de diciembre de 2001  

CORDOBA.- El gobernador José Manuel de la Sota rechazó la acusación de Adolfo Rodríguez Saá que lo responsabilizó de haber sido el principal promotor de la pérdida del soporte político que le permitiera continuar ejerciendo la presidencia de la Nación.

"Los gobernadores que no hemos estado en Chapadmalal no hemos hecho absolutamente nada para alterar la institucionalidad temporaria que tenía a cargo el doctor Rodríguez Saá", dijo De la Sota en la primera comunicación que tuvo anoche con un medio periodístico, el canal de noticias TN.

Apenas cinco minutos después del discurso en el cual el hasta ayer titular del Ejecutivo notificó su renuncia indeclinable el gobernador justicialista salió al cruce de los reproches y el dedo acusador que le dirigió el dimitente. Una muestra elocuente de que sintió que la imputación impactaba de lleno en su figura.

De la Sota ya había anticipado anteanoche a LA NACION que no viajaría a Chapadmalal. Esa información evidenció que había tomado una rotunda distancia de Rodríguez Saá.

La brecha apareció cuando el presidente interino fue dando pasos que sugirieron que se estaba embarcando en un proyecto que excedía los 60 días de gestión que le había conferido la Asamblea Legislativa y ambicionaba prorrogar el plazo hasta el 2003.

El gobernador cordobés, en tanto, fue el más firme impulsor del llamado a comicios para completar el período que dejó inconcluso el radical Fernando de la Rúa y del empleo del sistema de lemas partidarios para la elección del nuevo presidente. Creyó que, aun en medio de la emergencia nacional que se vive, había llegado su hora más propicia para arribar a la Casa Rosada.

Anoche ratificó esa postura. Dijo que las elecciones deben realizarse "a la mayor brevedad posible" porque ése "es el mejor camino" para que surjan un presidente y un vice que "realmente van a tener el apoyo del pueblo argentino".

Desde su residencia en Villa Carlos Paz, donde permaneció durante el fin de semana con los teléfonos funcionando al rojo vivo, le dijo a LA NACION que ya en la reunión de gobernadores justicialistas del 20 y del 21, en Merlo, se había acordado una convocatoria rápida a elecciones, para lo cual no hacían falta más que "45 días".

Expresó que este fin de semana, después del último "cacerolazo", estaba más convencido que nunca de la perentoriedad del plazo: "Deben hacerse lo más rápido posible, a mediados de febrero, porque los padrones están, todo lo que se usó el 14 de octubre no hay más que ponerlo en funcionamiento", apuntó.

Reiteró su idea de la salida electoral rápida: "Creo realmente que la situación es muy crítica, no debemos perder tiempo, de modo que en una elección transparente se elijan un programa, un presidente y un vice, quienquiera que sea, del partido que sea; a estas alturas los partidos son lo de menos con la importancia que tiene la crisis".

De la Sota nunca se sintió el único destinatario de las acusaciones de Rodríguez Saá. Siempre se remitió a los "gobernadores que no estuvieron en Chapadmalal".

"Lamento que haya descargado sobre nosotros culpas que no son tales", subrayó en otro momento de sus declaraciones. Y aclaró: "Nunca fuimos consultados, ni sobre la integración del gabinete ni las principales medidas que se tomaron durante estos siete días. Si nunca fuimos consultados por qué ahora es tan importante que nosotros demos un parecer", interrogó el mandatario mediterráneo.

José M. de la Sota

“Nunca fuimos consultados sobre el gabinete ni las principales medidas tomadas durante estos siete días. Si nunca fuimos consultados, por qué ahora es tan importante que nosotros demos un parecer.”

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.