De Vido prometió obras a cambio de la re-reelección

Reunió a intendentes oficialistas de Santa Fe y anunció fondos por $ 3500 millones; les pidió dejar hasta "el último aliento"
(0)
27 de febrero de 2013  

Discriminados con coronita. Como ya lo hizo en la provincia de Buenos Aires, donde prometió obras por 12.000 millones de pesos sólo a los municipios kirchneristas, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, reunió ayer a 200 jefes comunales de Santa Fe afines a la Casa Rosada para anunciarles inversiones por 3500 millones de pesos. Dijo que lo hacía para subsanar la "discriminación" de parte del gobierno socialista de Antonio Bonfatti.

Junto con la promesa de fondos, los responsables de los 25 municipios y 175 comunas santafecinas que ayer acudieron a la Casa Rosada recibieron una explicación de qué se espera de ellos en las elecciones de este año. "Para nosotros, la continuidad del modelo sin ninguna duda está en la posibilidad de que la Presidenta pueda seguir conduciendo los destinos de la Argentina en los próximos cuatro años", les dijo De Vido.

Para que no quedaran dudas acerca de la consigna a cumplir, el ministro recibió a los jefes comunales en el Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario junto con el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

En los últimos meses, De Vido se encargó de coordinar la relación de la Casa Rosada con los intendentes, sobre todo en las provincias gobernadas por mandatarios que no gozan del visto bueno de la Presidencia, como sucede con Daniel Scioli en Buenos Aires, Daniel Peralta en Santa Cruz y José Manuel de la Sota en Córdoba.

Santa Fe no es la excepción. Tampoco para la otra misión que le toca a De Vido: agitar el pedido por la re-reelección de Cristina Kirchner en cada encuentro donde promete fondos. "Necesitamos que el Frente para la Victoria y el peronismo triunfen claramente en las elecciones de la provincia. En eso vamos a dejar cada uno de nuestros minutos de aliento", remarcó ayer.

No sólo se llevó los aplausos de los jefes comunales, sino un inesperado homenaje del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que definió a De Vido como un hombre que "se preocupa por mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo y darle a nuestra sociedad mejores elementos para ser más libre, más independiente y, en definitiva, para ser más felices, ocupándose por el ser humano, por la persona de carne y hueso, por el ciudadano, el hombre y la mujer que están en cada municipio".

Los intendentes kirchneristas escucharon la catarata de elogios al ministro junto con la promesa de 3500 millones de pesos para obras públicas del plan Más Cerca. El mismo que en Buenos Aires dejó afuera a los jefes comunales de la UCR y el FAP, pero también a los peronistas cercanos a Scioli y al intendente de Tigre, Sergio Massa.

Sin embargo, a la hora de defender la selecta convocatoria, De Vido y Abal Medina denunciaron que los mandatarios presentes eran "discriminados" por el gobierno santafecino. "Estamos haciendo aquí un acto reparador, de justicia", señalaron.

Tanto la convocatoria como las definiciones de De Vido generaron el rechazo de dirigentes de la UCR, Pro y, sobre todo, del socialismo. Sin medias tintas, la presidenta del bloque de diputados del FAP, Alicia Ciciliani, acusó a De Vido de "abuso de poder" y de "destruir las instituciones del federalismo".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.