Definen al gravamen como una confiscación