Definen la carta de intención

Según Marx, los detalles del acuerdo se conocerán esta semana
(0)
27 de agosto de 2001  

Esta semana se conocerá el borrador de la carta de intención que firmarán la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que establecerá las condiciones que el país deberá cumplir para que el organismo multilateral preste una nueva asistencia financiera, esta vez por 8000 millones de dólares.

Lo confirmó ayer a LA NACION el viceministro de Economía, Daniel Marx, que, por la mañana, por una radio porteña, había señalado que los detalles con el FMI están siendo plasmados en un memorando de entendimiento que la Argentina está redactando y definiendo las metas intermedias, "ya que estamos de acuerdo con las metas finales".

La carta de intención será aprobada en la asamblea que el directorio del organismo multilateral de crédito tiene prevista para el 7 de septiembre, condición necesaria para que el país reciba ese mismo mes, tal como está previsto, un primer desembolso por 6300 millones de dólares.

Ayer, una vez más, el número dos de Economía se negó a dar precisiones sobre la letra chica del acuerdo hasta tanto desde Washington no se dé el visto bueno para la difusión de lo acordado.

Tras la presentación oficial del entendimiento, los integrantes del Palacio de Hacienda viajarían a las principales capitales financieras del mundo para divulgar la nueva carta de intención que ahora tendrá que cumplir la Argentina.

Presentación en el exterior

"Me preguntaron si haríamos un road show y contesté que lo haríamos en el momento indicado. Pero eso no es algo que esté planeado, hay otras cosas que hacer antes que eso", dijo Marx cuando LA NACION preguntó sobre los posibles destinos del equipo.

El viceministro de Economía, junto con otros integrantes de Hacienda, gestionaron durante trece días en Washington la obtención de un nuevo paquete de ayuda por parte del FMI, que esta vez desembolsará 8000 millones de dólares.

El funcionario, reconoció que las negociaciones resultaron más complejas que las que pocos días antes había realizado Brasil ante el organismo para recibir también un salvamento financiero. "El caso de la Argentina es más complejo, dado que el país le debe al Fondo más dinero que el que le debe Brasil. Además, íbamos con un pedido de acceso extraordinario, que se justificaba por los esfuerzos del déficit cero. Aun así nos llevó dos semanas", reconoció.

Después, consultado por LA NACION sobre la posibilidad de que se incremente la variable de ajuste que se aplica en los sueldos, jubilaciones estatales y pago a proveedores -que en julio fue del 13%-, el funcionario no quiso dar su opinión.

"Eso es algo que tiene que ver el ministro", dijo después de aclarar que el equipo económico ya preveía para agosto una caída en la recaudación que este mes rondaría el 6 por ciento.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?