El análisis. Defraudados e impotentes