El pulso político. Del reduccionismo puro al Tribunal de La Haya