Demonizar a los ex aliados, una lógica que se profundiza