Denuncia la AGN que está al borde del desfinanciamiento

Adhiere al déficit cero, pero está al borde de no poder controlar al Estado
Adrián Ventura
(0)
13 de agosto de 2001  

La Auditoría General de la Nación (AGN) envió al presidente de la Nación, Fernando de la Rúa, una nota en la que lo alerta acerca del "virtual desfinanciamiento" del organismo de control y le comunica que la falta de presupuesto compromete gravemente "la posibilidad del organismo de cumplir con sus funciones.

"La Auditoría prácticamente cerró. Si no nos reponen el presupuesto que perdimos en los últimos dos años, no podrá controlar al Estado", dijo Héctor Durán Sabas, justicialista y vicepresidente de la AGN, cuando lo consultó LA NACION.

Otro de los siete auditores que dirigen el cuerpo, el radical Francisco Fragoso, coincidió con el diagnóstico: "La situación es muy delicada", aseguró a este cronista.

La AGN está conducida por el jurista justicialista y ex juez de la Corte Rodolfo Barra -la Constitución dice que el presidente es designado por la oposición- y por otros seis directores: los menemistas Durán Sabas y César Arias, el duhaldista Julio Casavelos, los radicales Fragoso y Alfredo Fólica y el frepasista Mario Fader.

Todos ellos -excepto Barra, que se encuentra de viaje-, durante la última reunión del Colegio Electoral, estuvieron de acuerdo en enviar esa nota a De la Rúa y otras idénticas al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo; al presidente provisional del Senado, Mario Losada; al titular de la Cámara baja, Rafael Pascual, y al presidente de la Comisión parlamentaria mixta revisora de cuentas, Jesús Rodríguez. Y ya mantuvieron varias reuniones con los legisladores.

A raíz de esa situación, según esas misivas, la AGN acaba de dejar en la calle a los 300 auditores externos -abogados y contadores, principalmente- que realizaban tareas para el cuerpo en calidad de contratados.

Pero, contra lo que pueda suponerse, la AGN no se queja del ajuste dispuesto por la ley de déficit cero. "Nadie se está oponiendo a cobrar menos sueldo", asegura Durán Sabas. La queja viene a cuento de los recortes por 4 millones de dólares que sufrió el presupuesto durante los últimos dos años.

Un organismo importante

La importancia de las funciones de control de la AGN reside en:

  • El artículo 85 de la Constitución Nacional le asigna las atribuciones de realizar el control de todo el sector público de los tres poderes del Estado, en sus aspectos patrimoniales, financieros, económicos y operativos.
  • Una pauta de la magnitud del trabajo que ejecuta el organismo es que realiza unas 300 auditorías cada año, que programa el año anterior. Pero, al mismo tiempo, cuando los administradores de distintos organismos públicos son cuestionados por su trabajo, le suelen encomendar que haga una auditoría ad hoc e imparcial.

  • Además, según esa misma norma, analiza la cuenta de inversión (cómo se ejecutó el presupuesto del año anterior) para que el Congreso Nacional la apruebe o rechace.
  • Así, la AGN es el único órgano de asesoramiento del Congreso Nacional y ejerce el control externo de todos los poderes del Estado, lo que incluye al Ejecutivo -a diferencia de la Sindicatura General de la Nación (Sigen), que depende del Presidente, la AGN es independiente- y al Poder Judicial.

    Durante el gobierno de Carlos Menem, la AGN cobró notoriedad con la conducción del radical Enrique Paixao, que emitió muchos informes cuestionadores de aquella gestión, mientras que hace un mes el organismo volvió a la página de los diarios cuando decidió auditar la operación del megacanje.

    En el organismo, varios funcionarios de peso deslizaron sospechas por sel desfinanciamiento de la AGN. Sin embargo, del texto de las aludidas notas surge con claridad que los problemas de la AGN comenzaron antes de la llegada de Domingo Cavallo al Ministerio de Economía, porque en 2000 el presupuesto, entre otras cosas, le recortó 2 millones de dólares de la partida para pagar personal y otros 800.000 debió aplicarlos a pagar los sueldos de diciembre último, entre otros ajustes.

    "La AGN tiene 800 personas, de las cuales casi 400 son auditores externos contratados. Sin ellos, la AGN no puede realizar el trabajo, que es de muchos cientos de auditorías por año", aseguró Durán Sabas.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.