Denuncian que hubo graves problemas para fiscalizar las elecciones en el conurbano

La militancia asegura que hubo telegramas falsos, agresiones y presidentes de mesa inhabilitados
La militancia asegura que hubo telegramas falsos, agresiones y presidentes de mesa inhabilitados Crédito: Ignacio Sánchez
Alan Soria Guadalupe
(0)
28 de octubre de 2019  • 16:53

Telegramas apócrifos, presidentes de mesa que pretendían asumir sin habilitación, ciudadanos que querían votar con documentos viejos y agresiones. El macrismo denunció que otra vez hubo problemas graves en la fiscalización de las elecciones. En esta ocasión, las miradas están centradas en el conurbano bonaerense, donde los fiscales registraron numerosos intentos de alterar el proceso electoral, incluso con métodos violentos.

"Nos llegan decenas de denuncias principalmente de los partidos de Merlo, La Matanza, Malvinas Argentinas, Pilar y Almirante Brown, de votantes que se presentan a las mesas con DNI anteriores a los que figuran en el padrón", dijo anteayer el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, como puntapié de lo que después fue una ola de testimonios que ratificaban la triquiñuela. "Hemos hecho las denuncias ante la Junta Electoral", agregó en plena votación.

Los fiscales aseguran que hubo decenas de casos en cada escuela. Alejandro Dodds, que lideró la fiscalización en la escuela N° 20 de Malvinas Argentinas, relató a LA NACON su experiencia de una jornada de máxima tensión.

"Fue muy duro defender el voto porque vienen para pasarte por arriba. Hubo intentos constantes [de alterar el proceso]. El modus operandi en común era tratar de poblarte el colegio de militantes, no votantes, para amedrentar a las autoridades de mesa", contó.

Dodds integra un grupo de fiscales que en cada elección busca cuidar el voto en aquellos establecimientos donde consideran que hay más riesgo de que la militancia peronista intente adulterar los resultados. Además de Malvinas Argentinas, el grupo colaboró este año en municipios como Tres de Febrero, San Martín, San Fernando, Florencio Varela, Marcos Paz y La Matanza. En todos hubo denuncias.

Además de la presencia de militantes, ayer también hubo denuncias contra personas que se hicieron pasar por presidentes de mesa y que presentaron telegramas falsos al momento de la apertura.

"En una mesa había una fila para votar para un lado y, del otro, cuatro o cinco personas mirando la urna. Entre tanta gente nadie se percataba, pero ellos esperaban a que se diera la situación en la que un fiscal decía que alguien no podía votar por tener un documento viejo para ponerte a 40 personas a amedrentar", explicó.

Las reacciones de las autoridades de mesa podían ser claves para evitar que los enfrentamientos pasen a mayores, pero Dodds contó que en muchos casos los presidentes de mesa no sabían qué hacer. " Por falta de capacitación se guían por quien tiene al lado. Y los kirchneristas llegaban temprano para sentarse al lado del presidente de mesa para controlar lo que hacía.

En el momento de máxima tensión, la Gendarmería intentó echar a Dodds de la escuela, pero el caso llegó a los medios y desistieron.

La fiscalía federal con competencia electoral afirmó ayer que se recibieron 530 denuncias (un 253% más que en los últimos comicios), la mayoría proveniente de municipios bonaerenses como Quilmes o La Matanza.

Sin embargo, los fiscales consultados por este diario aseguraron que muchos de los casos no llegaron a ser denunciados. "Hay un aparato muy grande y no son situaciones aisladas. Entonces, no hay call center ni sistema de respuesta que aguante. Cuando hay una situación así, lograr dejar constancia en el acta correspondiente se hace impracticable. Incluso hubo presidentes de mesa afiliados a partidos políticos. Son infinidad de casos de los cuales muchos quedan en anécdotas tristes", explicó Santiago Dondo, miembro de la agrupación LaJV, que supervisó la fiscalización en 128 escuelas del conurbano bonaerense.

Dondo dijo que confirmó que la aparición de ciudadanos que querían votar con documentos viejos era un factor común en todas las escuelas. "En Marcos Paz había presidentes de mesa que le negaban a los fiscales verificar la identidad de los electores", ejemplificó.

En Merlo, la situación subió varios niveles de violencia. Máximo Bronenberg fue el fiscal general de la escuela N° 5 del distrito y ayer fue amenazado y agredido físicamente por un grupo de hombres que recorrían las mesas para evitar que quienes se presentaran con documentos falsos o viejos no votaran, como lo dispone la ley.

"Tenían un batallón de fiscales dando vueltas por todos lados y una banda de unas cinco personas de contextura grande", contó. Cuando se rechazaba el voto de alguien por presentarse con la documentación incorrecta, dijo, los hombres se "abalanzaban sobre la mesa, gritando y cuestionando el trabajo de las autoridades".

"Nos decían que no dejábamos ejercer el derecho al voto. En un momento me arrinconan contra una pared y estos patoteros me empiezan a pegar patadas. Me decían que iba a 'salir en camilla', que a la noche iba a 'conocer lo que es Merlo' y que 'no la iba a contar'".

Bronenberg hizo la denuncia, pero según su relato "la banda" se acercó para decirle que la policía no iba a resolver nada. La tensión siguió hasta casi el final de la votación, cuando el fiscal logró intercambiar de escuela con otro.

Una fiscal de San Martín que prefirió mantener su identidad en reserva contó además que los propios gendarmes solían hablar con los fiscales para advertirles que tuvieran cuidado al salir de las escuelas porque había grupos de violentos.

La resolución de las denuncias quedará a cargo de la justicia electoral, que estará a cargo del escrutinio definitivo. Es en esa instancia cuando se resolverán los votos impugnados, recurridos u otras irregularidades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.