Denuncian un aumento de precios

Clientes y repositores de grandes comercios dicen que encarecieron algunos artículos
Cynthia Palacios
(0)
27 de diciembre de 2001  

Lista en mano, Gloria iba y venía por las góndolas del Jumbo de Palermo. Refunfuñaba. Y en cuanto le preguntaron, estalló: "Vengo de comprar agua mineral y está más cara. Ahora veo que las gaseosas, también. No sabemos qué va a pasar y ya empezamos con estas cosas. ¡Es un desastre!"

"Sé los precios porque vengo al supermercado día por medio", dijo, como si hiciera falta probar sus dichos. Gloria es empleada doméstica en una casa de Palermo. Y ayer protestaba mientras empujaba su carrito.

Como ella, otros clientes se quejaron por una suba de precios en algunos artículos. Sin embargo, las principales cadenas de supermercados desmintieron el aumento.

Silvia Labrador era otra de las clientas indignadas que ayer por la tarde recorrían el supermercado. "¡Es impresionante! Habitualmente compro en otro súper, pero acá veo todo un 30 por ciento más caro... Es terrible. Ellos se atajan de la devaluación aumentando los precios, total, los pagamos nosotros", protestaba.

Hernán es repositor de Fargo. Una breve pasada por la góndola sirvió para descubrir las diferencias. "El pan familiar estaba 1,59 peso y ahora está 2,09; el más chico estaba 1,49 y ahora subió a 1,65; el de hamburguesa estaba 2,09 y ahora cuesta 2,45", detalló.

"Mucha gente se queja. Los primeros palazos los recibimos siempre nosotros. La gente no entiende que no tenemos la culpa si aumentan los precios...", se lamentó Alejandro, un repositor de Bimbo.

"No vi cambios en los precios, pero sí un poco de desabastecimiento en algunos productos", dijo Claudia. Como ejemplo, destacó que intentó comprar un cepillo de dientes, pero sólo encontró las marcas más caras. "No sé cómo explicarte, pero se percibe algo raro", agregó.

Clara Milia reparte sus días entre su departamento de Castex 3300 y su campo en Pehuajó. Por eso, va al supermercado Carrefour Salguero, en el Paseo Alcorta, cada 15 días. "Vine antes de Navidad y estaba todo más barato. Creo que las cosas aumentaron, por lo menos, un 10 por ciento", afirmó.

Las entidades que defienden a los consumidores aseguraron que no recibieron denuncias. "El principal tema de preocupación de la gente sigue siendo el bancario -afirmó la presidenta de Consumidores Argentinos, Patricia Vaca Narvaja-. De todos modos, nuestra recomendación al respecto es que la gente no compre, que los denuncie, pero que no les compre."

"No hay grandes movimientos de precios en el sector minorista", señaló el presidente de la Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresarias (CAME), Osvaldo Cornide. "Más bien se ve escasez de diversidad de productos en las góndolas. De todos modos, hubo un aumento del 20 por ciento de los molinos harineros, no hay entrega por parte de las aceiteras y las fábricas de golosinas aumentaron un cinco por ciento", agregó.

En el local de Frávega de la avenida Corrientes al 700, la orden fue clara: había que sacar todos los carteles con los precios de los electrodomésticos.

Ayer, a las 18, el local estaba completamente vacío de clientes. "Los créditos personales también están suspendidos", dijo Rubén, uno de los empleados.

-¿Hasta cuándo?

-Hasta que se calmen las cosas.

-¿Eso será la semana que viene?

-¡Eso será el año que viene!, ironizó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.