Desaconsejan aplicar una quita de deuda al Fondo

(0)
25 de septiembre de 2005  

WASHINGTON (De un enviado especial).- "La Argentina no puede plantearle una quita de la deuda al Fondo Monetario Internacional, como hizo con los bonistas privados, si encara una negociación seria con el organismo de crédito", afirmó ayer aquí Sebastián Edwards, en un seminario del Deutsche Bank. El economista retrucó así la opinión de su par Joseph Stiglitz, que había sido convocado por el Gobierno para crear el "Consenso de Buenos Aires".

La intención de aplicar una poda a la deuda con el Fondo estaría entre las alternativas que baraja el Poder Ejecutivo. Pero Edwards -ex economista en jefe del Banco Mundial, profesor de la Universidad de California y consultor del presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan- dijo a LA NACION que "no es posible pensar en plantear una quita; no es serio y el Grupo de los Siete se va a oponer".

"La Argentina pasaría a formar parte de un club pequeño y nada prestigioso junto con algunos países africanos. Esto se puede insinuar como parte de los cruces verbales, pero no en las negociaciones", opinó Edwards luego de provocar una fuerte reacción en el auditorio convocado por el Deutsche en la cámara de comercio de los EE.UU.

Lo escucharon, entre otros, el presidente del Banco Ciudad, Eduardo Hecker; los economistas Carlos Weitz y Luis Secco y el encuestador Sergio Berensztein. Mientras en el elegante edificio se debatían las consecuencias del desajuste fiscal y financiero de los Estados Unidos, en frente, cientos de miles de manifestantes caminaban rumbo al parque central de Washington para expresar su repudio a la política exterior y económica de Bush.

En su disertación, Edwards dijo que EE.UU. deberá hacer un gran ajuste en un par de años por su déficit en cuenta corriente, que le hará perder entre un 3 y un 5 por ciento de su crecimiento económico. Esta crisis, que Edwards planteó como inevitable, repercutirá sobre América latina, y la Argentina en particular, mediante una suba mayor de las tasas de interés y de una caída en el precio de las materias primarias.

"Ese déficit no tiene precedente y no se puede sostener; habrá un ajuste grande y feo, antes de lo previsto", profetizó Edwards.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?