Otro capítulo en el conflicto. Desafían los productores al Gobierno