Descartan que esté listo el decreto de aumento salarial

(0)
22 de junio de 2002  

Fiel a su prudencia, la ministra de Trabajo, Graciela Camaño, negó ayer que hubiese un decreto a punto de firmarse para otorgar un aumento salarial fijo de entre 50 y 100 pesos para los trabajadores privados, con vistas a la reunión que mantendrá con la Unión Industrial Argentina (UIA) y con la CGT dialoguista de Rodolfo Daer.

Igualmente, aunque no quiere que una decisión en tal sentido perturbe las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Camaño adelantó ayer desde Salta su más íntimo pensamiento: "Hay sectores de la economía que están muy apremiados y que probablemente tengan dificultades para afrontar una actualización salarial, pero lo cierto -reflexionó-, es que la posibilidad de movilizar el mercado interno en las condiciones en las que estamos no me parece tan malo".

La decisión del incremento no dependerá sólo del encuentro con la UIA porque aún falta la opinión de otros sectores empresarios. Pero la CGT espera que, con Camaño como aliada, pueda ir definiendo los pasos por seguir y que ello convenza al resto. "Dé por hecho que habrá acuerdo", dijo Daer a LA NACION.

En la UIA, las opiniones están divididas. Aunque admiten las dificultades que tendrían para llevar a la práctica el ajuste de sueldos, también es cierto que consideran "justo el reclamo", señaló una fuente empresarial a LA NACION.

Camaño no ocultó su deseo de que el aumento se concrete aunque sea la CGT la que impulse la medida. "El ministerio no puede desoír un pedido de esta envergadura de una de las partes y tiene la obligación de convocar a una suerte de paritaria (con empresarios y sindicalistas) porque son las que resolverán el mecanismo para recuperar el valor adquisitivo de la canasta básica de alimentos del salario", puntualizó.

Pero la CGT esta vez no apuesta a la negociación colectiva de trabajo. "Es una situación de emergencia y la decisión del aumento tiene que ser inmediata", dijo Daer.

Intenciones

Camaño

  • La intención es dar, por decreto, un aumento salarial fijo de entre 50 y 100 pesos para los trabajadores del ámbito privado.
  • Las negociaciones en ese sentido están demoradas porque la ministra no quiere complicaciones en el acuerdo entre el Gobierno y el FMI.
  • La CGT no espera una negociación colectiva de trabajo, sino un aumento inmediato.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?