Desconcierto, caos informativo y masiva apertura de cuentas en la City

No hubo una regla fija; sólo algunas entidades entregaban la cuota de $ 1000
Alfredo Sainz
(0)
8 de diciembre de 2001  

El ministro Domingo Cavallo se puede jactar de haber logrado uno de sus objetivos: bancarizar a los argentinos.

En las interminables colas que se formaron en la mayoría de las sucursales bancarias del microcentro surgieron espontáneos asesores que, utilizando vocabulario específico (tarjetas de débito, claves de identificación, transferencias on line, etc.) explicaban al resto de la gente qué podían hacer con su dinero, ante el desborde de reclamos que sufrían los empleados de cada entidad.

La mayoría de los bancos vivió ayer una verdadera jornada de caos informativo y operativo, con el público colmando las sucursales para retirar de una sola vez los $ 1000 de las cuentas sueldo, según la última modificación de la normativa.

Sin embargo, en la mayoría de los casos la gente se quedó con las ganas de llevarse sus ahorros.

Según había anunciado Cavallo, a partir de ayer todos los bancos tendrían que haber empezado a entregar los fondos sin la restricción de los $ 250 semanales, siempre y cuando se tratara del depósito de los sueldos. Pero en la práctica, en muchas entidades hubo problemas para efectivizar los pagos.

"Después de hacer una cola de veinte minutos frente al cajero, sólo pude sacar $ 250 de mi cuenta. Esto es una vergüenza, parece que nos están cargando", señaló, indignada, Olga Rossini, una empleada del Poder Judicial que ayer concurrió a una sucursal del Bansud.

Odisea 2001

En la casa central del BankBoston, sobre Diagonal Norte, el panorama era parecido. "Estuve una hora y media para que me dejaran sacar mis $ 250 semanales, y cuando me llegó el turno me dijeron que tenía que ir a la sucursal donde tengo registrada la cuenta", se quejó Laura González, empleada de una consultora.

En una sucursal del microcentro, a Marcela Tessare le dijeron que no le podían dar de una vez los 1000 pesos semanales. Sus protestas de viva voz lograron quebrar la resistencia y se fue con su dinero.

Los blancos preferidos de la bronca de la gente fueron el Gobierno y los banqueros, aunque algunos empleados de las entidades no se salvaron de las críticas.

"Fui a pagar las expensas, pero en la sucursal de la plaza San Martín del Galicia el empleado que me tocó no sabía cómo hacer una transferencia de una cuenta del banco a otra, y al final no pude hacer la operación", sostuvo Jorge Daniele, de 25 años.

"Es increíble las excusas que te dan los bancos para no entregarte tu dinero. Fui al Itaú al mediodía y me dijeron que tenía que esperar por que se habían caído los sistemas", dijo Horacio, un abogado porteño.

Si conseguir efectivo en pesos era difícil, obtener dólares ayer se volvió una misión imposible.

En la casa matriz del Citibank, en la esquina de Florida y Sarmiento, explicaban que se habían quedado sin dólares y que lo único que podían hacer era transferir las cuentas en pesos a la moneda norteamericana, aunque sin sacar los fondos del banco. En otras entidades, como el Banco Provincia de Buenos Aires, sólo cambiaban pesos por dólares a sus clientes, con un tope máximo de $ 5000.

La demanda de los verdes billetes provocó una suba del precio del dólar en las casas de cambio del microcentro. A las tres de la tarde, en la firma Cambio América la moneda norteamericana cotizaba a 1,29 peso (es decir que para comprar 100 dólares había que desembolsar 129 pesos) y a menos de cien metros, en la casa Divisar Cambios, el precio de la codiciada divisa trepaba a 1,40 peso. A la misma hora, en la firma Italtur explicaban que se quedaron sin dólares.

La búsqueda de efectivo no fue el único objetivo que movilizó a la gente a los bancos. Ayer se mantuvo el ritmo incesante de aperturas de nuevas cuentas. El Galicia informó que durante toda la última semana concretaron la apertura de 65.000 cajas de ahorro en pesos y dólares y que el número de llamadas al Fonobanco llegó a 180.000.

El Banco Nación no estuvo lejos y en los últimos cinco días sumó 60.000 nuevos clientes, aunque el récord de aperturas quedó en manos del Provincia de Buenos Aires, que entre el lunes y ayer abrió 91.727 cuentas en sus más de 350 sucursales. El producto más demandado en las últimas horas por los clientes fueron las cajas de ahorro en dólares. En el caso del Provincia, el número de pedidos se fue incrementando a lo largo de la semana, pasando de las 1145 del lunes a las 4390 de ayer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.