Desconcierto entre los operadores turísticos por las medidas económicas

La mayoría de los agentes coincide en que es prematuro abrir un juicio de valor Esperarán el impacto en los hogares Algunos opinan que se beneficiarán los destinos al exterior, que son más baratos; otros, que traerán más recesión Optimismo oficial
(0)
4 de diciembre de 2001  

El anuncio del último paquete de medidas económicas provocó gran desconcierto en el sector turístico privado, que todavía ve este tema como una incógnita. La mayoría de los agentes de viaje consultados por LA NACION coincide en que es prematuro abrir juicio, principalmente porque hay que esperar para ver cómo afectan estas medidas en cada hogar.

"Si uno es serio, no puede decir cómo va a ser la reacción del mercado argentino frente a medidas de este tipo, simplemente porque todavía no decantaron en la cabeza de la gente", afirmó Gabriel Sánchez, de All Season, una de las principales operadoras de Brasil.

Marco Palacios, director de la Asociación Argentina de Agentes de Viajes y Turismo (Aaavyt), sostiene que el turismo nacional tiene la ventaja de que aceptará la tarjeta de débito en todo el territorio. De los destinos del exterior, obviamente, se beneficiarán los más económicos.

"Brasil gana, porque el cambio nos favorece -continuó Sánchez-. Con dos mil dólares, una familia tipo se va dos semanas y seguro que trae algo de vuelta", dijo el operador.

"Las medidas que se tomaron demuestran que es la hora de comprar por medio de un agente de viajes. La mejor forma es adquirir la mayor cantidad de servicios antes de partir, de esta manera, se usa la cadena de pagos local y quedan para el exterior sólo los souvenirs", dijo Palacios.

"Mucho mejor"

Para Juan Carlos Chervatín, presidente de la flamante Asociación Argentina de Operadores de Viajes y Turismo (Aaovyt), "la Argentina está hoy mucho mejor que la semana última, y eso es bueno para el turismo. Las medidas se pueden entender como un principio de reactivación, y esto va a ordenar el mercado y nos va a alejar el fantasma del fin de la convertibilidad", dijo.

"Tanto en los Estados Unidos como en Brasil la gente se mueve como nos vamos a tener que manejar a partir de ahora. Tendríamos que estar mucho más bancarizados. Esta medida nos va a acercar a los países desarrollados", afirmó Chervatín.

Sin embargo, el poco tiempo de instrumentación y la inmediatez de la temporada alta hacen que se genere una situación complicada.

"Estamos aguardando disposiciones de tipo reglamentario; creo que todas las empresas del país estamos esperando que nuestros contadores nos digan qué tenemos que hacer", explicó Chervatín.

El gerente general de LanChile en la Argentina, Francisco Vidal, sostuvo que, "como en el resto de los negocios, va a haber que adaptarse".

Esa aerolínea, por ejemplo, no aceptaba cheques de particulares y a partir de ahora comenzará a hacerlo si antes se acreditan en la cuenta de la empresa. También se podrá pagar con la nueva tarjeta de débito, la que está en proceso de aplicación y, como siempre, con tarjeta de crédito, con la que se realiza el 40 por ciento de las ventas.

Aunque quiere ser optimista, Germán Pérez, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), cree que el tema tendrá sus complicaciones. "La primera reacción frente a medidas de este tipo es poner broches a los bolsillos para que el dinero no salga e invertir sólo en cosas ultranecesarias", aseguró.

El directivo sostiene que es posible que las medidas traigan recesión al sector que, después de los grandes embates coyunturales, venía mejorando. "El último mes se notó un pequeño repunte de la ocupación en el interior, y la falta de disponibilidad de dinero no creo que ayude", dijo.

En cuanto a la imagen de la Argentina en el exterior, Germán Perez afirma que lo que está pasando no es favorable.

"El viernes estaba en París y los rumores eran más complicados que lo que se está viviendo acá. La gente que me recibió me preguntaba qué pasaba, no se entendía nada, y creo que eso no es bueno para nuestro país", comentó.

Olga Petroni, gerente general del Alvear Palace Hotel, considera que las medidas no afectarán al turismo internacional. "Todavía hay muchas preguntas que los bancos no nos saben responder, pero suponemos que es una cuestión de tiempo", afirmó.

En ese hotel, por ejemplo, se convertirán las terminales de tarjetas de crédito para que se puedan utilizar con tarjetas de débito para el público local.

"Los extranjeros seguirán viniendo como lo hacen habitualmente, con su dinero cash , con tarjetas de crédito y cheques de viajero", afirmó Alvaro Rey, del hotel InterContinental.

Sin embargo, ninguna de las personas consultadas dudó en mencionar que todavía es muy pronto para hacer un análisis. "Estamos en un momento de detonación de la medida; lo primero que surge es una retracción, quedarse quietito, acusar el golpe. Pero a medida que se acomode la situación y que la gente entienda de qué se trata será una medida positiva para el turismo", interpretó Marco Palacios.

La visión ministerial

"La devolución de los cinco puntos del IVA de la tarjeta de débito alienta el turismo nacional, pues sólo sirve para gastos en la Argentina. Los extranjeros de visita están acostumbrados a usar el sistema de crédito en sus países. Para ellos nada cambiará."

Hernán Lombardi

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.