Suscriptor digital

Desconcierto y malestar en un sector del gabinete por el ajuste salarial y de cargos

Los efectos de la crisis de Triaca llegaron al resto de los ministros
Los efectos de la crisis de Triaca llegaron al resto de los ministros Fuente: Reuters
Santiago Dapelo
(0)
29 de enero de 2018  • 20:13

Los efectos de la crisis que abrió el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, golpearon a sus pares. Es que el mensaje del presidente Mauricio Macri tuvo entre sus destinatarios directos a sus principales colaboradores. Y el aviso fue claro: no habrá margen para nuevos errores.

Si bien no hubo sorpresa en el anuncio del recorte de casi el 25 por ciento en los cargos políticos, medida que adelantó LA NACION el 5 de noviembre último, la decisión de congelar los sueldos de los funcionarios y de echar a los familiares directos de los ministros provocó desconcierto en parte de los integrantes del gabinete que estuvieron hoy en el salón Blanco.

Estos son los parientes de los funcionarios que trabajan en el Estado

01:26
Video

En privado, son varios los ministros que se quejaron de lo que definieron como una “reacción espasmódica” del Presidente. “Siempre es mejor el largo plazo. ¿Quién con una preparación de excelencia va a querer trabajar para el Estado de esta manera? Nos aleja de los número uno”, argumentó ante LA NACION otro de los integrantes del Gabinete.

La lucha interna, pese a lo que se diga en público, no está saldada. Tanto es así, que no son pocos los que se animan a alzar su voz. Una persona que está al tanto de cada paso que se dio en la puesta en marcha de los decretos, con malicia, se preguntó, con algo de ironía: “¿Todas las áreas del Gobierno tuvieron que achicar un 25%? Supongo que la Jefatura de Gabinete también hizo el esfuerzo”.

Los comentarios de los funcionarios de primera línea se dividieron a favor y en contra de las medidas, pero en todos los casos identificaron la causa de los decretos que anunció el Presidente: el conflicto que Triaca mantuvo con una exempleada.

“Lo de Jorge puso en discusión todos estos temas”, se lamentó uno de los ministros presentes esta mañana en la Casa Rosada. Pese a esto, todos los funcionarios consultados respaldaron al jefe de la cartera laboral. “Es un buen ministro y una gran persona. Se equivocó y pidió disculpas”, destacaron dos de los principales asesores del Presidente.

Triaca tendrá mañana un día difícil. Es que el ministro volverá a la Casa Rosada para participar de la reunión de Gabinete en la que explicará a sus pares qué sucedió. Ahí, Triaca tendrá que aguantar el gesto adusto de algunos ministros que tuvieron que explicarle a sus familiares por qué tendrán que buscar trabajo a partir del 1° de marzo, día en el que se pondrá en marcha la resolución que anunció Macri.

Reformas en el Gabinete: qué familiares se van

18:26
Video

Las segundas líneas

“Vamos a reducir uno de cada cuatro cargos políticos del Ejecutivo nacional. Y este año los funcionarios no tendrán un aumento de sueldo”, fue la frase que dijo Macri que provocó una pequeña grieta entre las segundas líneas del Poder Ejecutivo que viven de su salario y aquellos que llegaron al Gobierno con sus futuros asegurados.

Mientras los integrantes del Gabinete públicamente cerraron filas detrás del anuncio, las capas intermedias del Gobierno miraron con desconfianza a sus jefes y, calculadora en mano, hicieron cuentas para ver en qué medida afectará a sus economías familiares la decisión de congelar los salarios.

En principio, el decreto afectaría a ministros, secretarios de Estado y subsecretarios. Así, entre las capas más débiles, la decisión de que no habrá paritarias para los empleados jerárquicos del Poder Ejecutivo cayó muy mal.

“Era necesario. Es una señal muy positiva para la gente que nos acompaña. El Presidente les muestra que no tenemos privilegios”, justificó uno de los ministros que aplaudió de pie a Macri.

Andrés Ibarra aseguró que se ahorrarán $1500 millones con la reducción de cargos políticos

01:57
Video

Eso sí, cuando llegó a su Ministerio el funcionario reunió a sus colaboradores más cercanos y les explicó la situación. Él, que tiene uno de los patrimonios más ajustados del Gabinete, también hizo cuentas. “No me quejo, pero nos pega a todos”, sostuvo.

Al finalizar el anuncio presidencial, en una charla, los ministros hicieron una breve evaluación. En medio de las paritarias, uno lanzó, en chiste: “Tendríamos que buscar un delegado para que nos defienda”. Todos se rieron, pero más de uno anotó la idea, por las dudas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?