Designan a Sbatella al frente del organismo que investiga el lavado de dinero

El nombramiento del ex jefe de Defensa de la Competencia al frente de la Unidad de Información Financiera (UIF) fue confirmado a lanacion.com por fuentes cercanas al organismo; la renuncia de la ex titular se había conocido hoy
Hugo Alconada Mon
(0)
13 de enero de 2010  • 19:20

La Unidad de Información Financiera (UIF), el organismo encargado de investigar el lavado de dinero, que en los últimos meses había quedado envuelta en una fuerte polémica por actuar en función de los intereses del Gobierno tiene nuevo jefe.

Se trata de José Sbatella, el ex titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que reemplazará a Rosa Falduto, cuya renuncia se conoció hoy. La designación fue confirmada a lanacion.com por fuentes cercanas a la UIF.

Desde la CNDC, Sbatella había votado en favor de la fusión de Cablevisión y Multicanal, ambas propiedad del Grupo Clarín, aunque después se convirtió en un duro crítico de esa decisión.

Junto con Falduto había renunciado su segundo Alberto Rabinstein. Ambas dimisiones se publicaron en el Boletín Oficial.

Detonante. El recambio en la UIF se concretó pocos días después de que LA NACION revelara en exclusiva, a fines de diciembre pasado que la UIF fue el organismo que recibió la orden del Gobierno para denunciar al diario Clarín, en medio de la dura disputa de la Casa Rosada con el grupo. En aquel momento, este medio dio detalles del operativo planeado por la Casa Rosada para acusar al "monopolio" de lavado de dinero para afectar su imagen pública.

Según pudo saber LA NACION en las últimas horas, la salida de Falduto y Rabinstein fue una consecuencia directa de aquella denuncia.

Durante sus casi tres años como titular de la UIF, Falduto afrontó varios reportes y denuncias públicas por su estilo de gestión. En la UIF trabajaban 50 personas cuando arribó Falduto en enero de 2007. No se les renovó el contrato a cerca de 30 -incluidos secretarias generales ejecutivas y directores que ella mismo había nombrado- y amplió la planta a más de 70, entre los que se destacaban empleados sin antecedentes sobre lavado de dinero y ex agentes

Además, Falduto mantuvo en el último tiempo un conflicto con el vicepresidente de la UIF, Moisés Rabinstein, que generó incluso un cortocircuito internacional. A raíz de ello, la titular había aislado al número dos de las reuniones con los enviados por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) al país y le impidió el acceso a expedientes "sensibles".

Acusaciones. Las renuncias se producen tras una serie de informes y denuncias en contra de la UIF. A fines de noviembre último, una comisión independiente que funciona bajo la órbita del Ministerio de Justicia emitió un informe que revela graves fallas en el combate del lavado de dinero y los delitos financieros complejos, como la evasión fiscal, los fraudes bancarios y la corrupción.

Uno de los puntos más destacados del informe es que revela graves demoras en UIF del que se pide su "urgente reformulación". El proceso que va desde el momento en que un sujeto obligado a reportar una operación sospechosa denuncia un caso ante la UIF hasta que ese organismo culmina su proceso de análisis dura entre un año y medio y tres años.

"Las denuncias llegan tarde, sin selección calificada por los expertos de las dependencias respectivas, lo que termina transformando a éstas en meras estadísticas o simple información burocrática", dice el documento. Los especialistas destacaron también que en muchas investigaciones no se usan las bases de datos disponibles y que no existe una política estatal que coordine las informaciones de los 24 distritos del país para permitir cruces de datos válidos.

La UIF resolvió apenas el 20 por ciento de las denuncias sobre operaciones sospechosas presentadas entre 2003 y 2008, los primeros cinco años del kirchnerismo. El dato se desprende de un informe privado, basado en información oficial sobre el funcionamiento de UIF.

Las dudas en torno al organismo se alimentaron a mediados de diciembre, cuando según trascendió de varias fuentes, la UIF recibió un pedido expreso de los Kirchner para denunciar a Clarín y acusar al "monopolio" de lavado de dinero para afectar su imagen pública y la cotización de sus acciones.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.