Desolación y sorpresa en el Luna Park, el búnker de Scioli