El escenario. Destellos de poskirchnerismo