Destituyen a un juez federal de Salta

Consideraron probado que Solá Torino levantó ilegalmente la orden de captura de un narcotraficante
(0)
14 de agosto de 2009  

Por unanimidad, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados destituyó ayer al juez federal de Salta José Antonio Solá Torino, acusado de haber levantado "ilegalmente" la orden de captura que pesaba sobre un narcotraficante que debía estar preso.

Ahora, la detención del magistrado es inminente. Antes de que comenzara el juicio político, la justicia salteña lo había procesado por este mismo hecho y había dispuesto el arresto de Solá Torino, que quedó en suspenso porque tenía fueros. Ayer, con la destitución, los perdió.

De acuerdo con la causa de Salta, no sólo está acreditado que el magistrado favoreció irregularmente al condenado José Miguel Farfán, sino también que, a cambio, cobró un presunto soborno de 15.000 pesos.

En su fallo de ayer, el Jurado de Enjuiciamiento no hizo referencia al supuesto cohecho, pero afirmó que se había demostrado que Solá Torino mintió y violó la ley con el "propósito espurio" de beneficiar a Farfán. Así, el tribunal consideró acreditado el "mal desempeño", razón suficiente, de acuerdo con la Constitución, para disponer su remoción.

La decisión del Jurado tiene dos argumentos centrales. El primero, que el juez levantó la orden de captura alegando que "podría estar prescripta la pena" cuando no lo estaba. El segundo, que cuando Solá Torino le informó a Interpol que ya no debía detener a Farfán equivocó en su nota el número de documento del condenado y, a los pocos días, envió un segundo oficio con el número correcto. ¿Cómo supo que había cometido un error? No hay ninguna constancia en el expediente que justifique el cambio.

El propio Farfán lo explicó. Fue él quien advirtió el error y, por medio de un grupo de gente que era su contacto con el juez, pidió que se corrigiera.

Estos intermediarios eran, de acuerdo con el fallo de ayer, Hugo Salazar, que era amigo del prófugo; Graciela del Valle Ferreyra y su hija, Gabriela Vázquez. Se demostró que ellas tenían acceso al juez.

Una de las principales pruebas contra el magistrado fueron "las numerosas llamadas" entre él y estos "intermediarios". Pero, además, el Jurado consideró acreditado que Solá Torino se había comunicado telefónicamente con el propio Farfán cuando éste estaba prófugo.

LA NACION intentó comunicarse ayer con el juez, pero sus abogados informaron que no haría declaraciones.

Ayer, Solá Torino no se presentó a escuchar la lectura del fallo. "No vino porque sabía que podría haber quedado detenido", dijo a LA NACION un funcionario judicial. La defensa, en cambio, alegó un "motivo familiar" y dijo que no está claro que la orden de detención esté vigente.

A la Corte

Ahora, Solá Torino prepara un recurso extraordinario para intentar que la Corte Suprema revoque la decisión del Jurado de Enjuiciamiento. Mientras tanto, sus abogados presentaron ayer un pedido ante la justicia de Salta para evitar la detención.

El juicio político contra Solá Torino se realizó en tiempo récord: sólo duró tres días. Oficiaron de fiscales dos miembros del Consejo de la Magistratura -el organismo que acusó al juez y lo suspendió-, los senadores Ernesto Sanz (UCR) y Nicolás Fernández (Frente para la Victoria).

En la primera audiencia del proceso, Solá Torino había negado todos los cargos en su contra: dijo que no era cierto que hubiera cobrado un soborno y afirmó que era víctima de una "infamia perversa" con intenciones "políticas", de la que culpó a buena parte de la justicia salteña.

Pero el Jurado no le creyó. "El juez acusado no es fiel a la verdad, ya sea real o jurídica, atributo central de la magistratura", dice el fallo, que está firmado por los senadores Rubén Marín (PJ) y Alfredo Martínez (UCR), las diputadas Lía Bianco (Frente para la Victoria) y Sandra Rioboó (UCR), los jueces federales Luis Herrero y Luis Jiménez, y la representante de los abogados, Angela Vanni.

Ahora, Solá Torino probará suerte en la Corte, pero sus posibilidades de éxito son pocas. El máximo tribunal nunca revocó una sentencia semejante del Jurado de Enjuiciamiento.

El personaje

JOSE ANTONIO SOLA TORINO

Juez federal de ejecucion penal salta

  • Fue destituido por la causa de "mal desempeño". El Jurado de Enjuiciamiento sostuvo que obró con el "propósito espurio" de favorecer a un narcotraficante. Ahora que perdió los fueros, podría ser detenido: está procesado por la justicia salteña por el delito de cohecho pasivo agravado.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.