Suscriptor digital

Di Tella, cada vez más cerca de Cavallo

Por Ovidio Bellando
(0)
19 de marzo de 2000  

Si la versión, no exenta de señales firmes, se concretase, el ex canciller Guido Di Tella daría a conocer su apoyo a la fórmula que encabeza Domingo Cavallo para el Gobierno de la Ciudad. Se produciría el 30 del actual, en la presentación por ambos del libro "Contradicciones de la modernización", de Alieto Guadagni , que se efectuará en el Consejo Argentino para las Relaciones Internaciones (CARI). Se trata de un balance de las medidas económicas de los años 90 y sus implicaciones en la sociedad.

* * *

La Junta de Calificación elevó al canciller Adalberto Rodríguez Giavarini las listas de ascensos en el cuerpo diplomático. Los nuevos embajadores son cinco y los ministros, casi la mitad de los pliegos que había enviado al Senado la administración anterior y que la actual ordenó retirarlos.

En ambos casos, el canciller puede agregar algunos nombres y, de atenernos a lo dicho por miembros de la junta a postulantes que no están en el quinteto, se prevé que lo hará. En lugar de los diez que propuso Di Tella, habría seis o siete embajadores nuevos.

* * *

La Junta de Calificación habrá tenido en cuenta que 88 son muchos embajadores de carrera. Hay que sumar los retirados que son convocados (por ahora dos) y los artículos 5º de la ley del servicio exterior, que se están nombrando, llamados embajadores políticos porque tienen cargo y rango mientras dura el gobierno que los designó.

El número de embajadores profesionales aumentó en los últimos años, es cierto, pero no sólo por Di Tella. Hubo otras vertientes. En el gobierno de Raúl Alfonsín se reincorporó hasta con dos rangos más a los separados en el período Vignes-Proceso. También la vertiente Cavallo, que pasó a la Cancillería funcionarios de Comercio Exterior.

* * *

El siempre activo embajador de Nicaragua, Eduardo Sevilla Somoza, impuso al presidente del CARI, Carlos Muñiz , la orden José de Marcoleta, máxima distinción de su país, que vino a sustituir a otras que daba el sandinismo. Después de sólidos discursos de oferente y recipiendario, el tradicional brindis.

En la reunión -con gran mayoría masculina de un poco más allá del mediodía de la vida- no se dejó de notar con cierta envidia el estado físico del embajador de España, Carlos Carderera, que disminuyó notoriamente de peso. Quienes se atrevieron a preguntarle el motivo, y esperaban el nombre de algún producto milagroso de la farmacopea hispana, fueron decepcionados con la respuesta: "Media hora diaria de bicicleta inmóvil".

* * *

Hay una designación que no está bien definida en la Argentina: la de embajador. No es un hecho nuevo, pero se actualizó en la multitudinaria asunción el secretario de Relaciones Económicas de Buenos Aires, Diego Guelar , a quien el locutor lo nombró con ese título. Como todos los embajadores políticos, dejó el rango junto con el cargo cuando concluyó el gobierno anterior . Pero se asegura que el actual lo nombrará embajador artículo 6º, como lo hizo con Emilio Cárdenas, que fue durante varios años representante en la ONU.

El tema se presta a interpretaciones que habría que aclarar y establecer si el título, de mero efecto protocolar -no implica remuneración-, puede ser usado también en el país cuando no se cumple la función en el extranjero para la que le fue otorgado.

Algunos piensan en la confusión que existía en Brasil con los coroneles del café y los del ejército.

* * *

Como un homenaje filial, el ministro plenipotenciario Armando R. Antille acaba de publicar "Abogado de la legitimidad", libro sobre la vida y obra de su padre, Armando G. Antille, dos veces diputado nacional por Santa Fe y otras tantas senador. Yrigoyenista de origen, pasó a la Junta Renovadora de la UCR, que apoyó a Perón.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?