La trastienda. Di Tella, una de las víctimas del Senado