Diferencias en la UCR por el nuevo gobierno

Rozas desautorizó ayer a Alfonsín
Jaime Rosemberg
(0)
23 de mayo de 2003  

Las declaraciones del ex presidente Raúl Alfonsín, que anteayer insinuó que miembros de la UCR podrían aceptar cargos en el nuevo gobierno de Néstor Kirchner, conmovió a la dirección partidaria, que intenta comenzar a reconstruir el partido luego del desastre electoral del 27 de abril último.

Ayer por la tarde, el gobernador chaqueño y titular partidario, Angel Rozas, reunió a la plana mayor del partido para dar las puntadas finales a su iniciativa de renovación partidaria, que incluye la ratificación de todas las afiliaciones y la creación de una fundación para formar nuevos dirigentes.

De la reunión participaron los gobernadores Pablo Verani (Río Negro) y Roberto Iglesias (Mendoza), y una treintena de dirigentes, entre ellos el santafecino Luis "Changui" Cáceres, y el ex vocero de Fernando de la Rúa Juan Pablo Baylac.

Pero las declaraciones de Alfonsín, efectuadas anteayer en la Casa Rosada tras reunirse con el presidente Duhalde, le cayeron muy mal al actual titular de la UCR. Es que el lunes último él mismo había anunciado que no aceptaría eventuales propuestas por parte del nuevo presidente y que la UCR haría una "oposición constructiva".

Por eso, ni bien llegó a la sede partidaria de la calle Alsina, el propio Rozas ordenó a sus colaboradores desautorizar al ex presidente. "El comité nacional de la UCR ratifica su posición frente a la asunción de las nuevas autoridades nacionales: conformar una oposición institucional parlamentaria, seria y responsable, sin ocupar cargos en el Gobierno", decía el comunicado, que, curiosamente, no llevaba firma.

Según revelaron fuentes partidarias, Rozas pidió a los presentes unificar el discurso y se escucharon voces que pedían sanciones para aquellos que negocien con el kirchnerismo "en nombre del partido".

En los pasillos del edificio había indignación. "¿Qué somos? ¿Una agencia de empleos?", se quejó ante La Nacion un joven dirigente. "Una de las pocas cosas que podemos hacer es mostrarnos como opositores", razonó otro dirigente, para quien sólo el diputado y ex candidato Leopoldo Moreau y un grupo de dirigentes cercanos acordaban con la postura del ex mandatario.

Respuesta

Muy cerca de Alfonsín, se calificó de "falacia"que el ex presidente hubiera concurrido a la Casa Rosada a pedirle al Presidente algún cargo en la administración futura. El propio Duhalde desmintió ayer, en el programa de Mirtha Legrand, que Alfonsín le hubiera acercado algún pedido concreto.

Pero allegados al ex mandatario recordaron que Kirchner había prenunciado "sorpresas" en sus nombramientos. "Y él no le va a pedir permiso al partido: va a llamar a quien quiera y le va a pedir que se incorpore", razonó un hombre que comparte muchas horas con el ex presidente.

Durante la tarde, Rozas llamó a Alfonsín y ambos concertaron una reunión para la semana próxima. El objetivo: limar diferencias y comenzar la difícil tarea de reconstruir la UCR.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.