Diferencias en un debate sobre coaliciones

Académicos y políticos consideraron muy difícil proyectar un esquema como el de Chile y Uruguay; cuestionamientos al PJ
Javier Fuego Simondet
(0)
31 de julio de 2015  

Las particularidades de la política argentina, con el protagonismo del peronismo en su sistema de poder, marcan que en nuestro país es muy complejo pensar en un gobierno nacional de coalición, al estilo de los que encabezan Michelle Bachelet, en Chile, o Tabaré Vázquez, en Uruguay. A esa conclusión se llegó ayer en el cierre del Foro Abierto sobre las Coaliciones Parlamentarias y de Gobierno, que organizó el Club Político Argentino en el aula magna de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

La diputada Patricia Bullrich (Pro) subrayó: "Una sociedad moderna y desarrollada es incompatible con el modelo de poder del peronismo". Y agregó: "El peronismo construyó esta Argentina que tenemos".

Antes de la diputada macrista, el brasileño Fernando Limongi, de la Universidad de San Pablo, disertó sobre las coaliciones gubernamentales. También expusieron Carlos Gervasoni (Universidad Di Tella) y Marcos Novaro (del Centro de Investigaciones Políticas). Ambos analizaron la dificultad de la política argentina para acercarse a un modelo de ese tipo.

Gerardo Milman, integrante del directorio de la Afsca por la oposición y candidato a intendente de Avellaneda por Progresistas, afirmó: "No hay coaliciones políticas en la Argentina actualmente". Y completó: "El justicialismo es un partido populista conservador".

El radical Facundo Suárez Lastra abogó porque la próxima administración nacional construya "una fuerte coalición de gobierno".

El sciolista Gustavo Marangoni estuvo presente como representante del Frente para la Victoria. El presidente del Banco Provincia dijo ser "optimista". Aventuró que "sobre las bases de las culturas peronistas y radicales podemos pensar en construir coaliciones".

Marangoni pidió "desdramatizar el futuro", y señaló: "Si ganara [Mauricio] Macri, yo no pienso que sería una tragedia".

Contrapuntos y acuerdos

En su exposición, Gervasoni mencionó el caso del Frente Cívico de Santiago del Estero, fuerza de Gerardo Zamora, presidente provisional del Senado, que apoya al kirchnerismo en las votaciones legislativas. El académico arriesgó que los siete diputados del partido se convertirían en oficialistas al asumir el próximo presidente.

Marcos Novaro, por su parte, marcó que, de llegar Macri a la presidencia, debería ampliar su pequeña coalición actual.

Bullrich recogió el guante y admitió que Pro tendrá que acordar con legisladores de otros partidos si llega al poder. "Vamos a tener que hablar con [Daniel] Scioli, que tiene pocos porque son todos de La Cámpora", chicaneó ante la sonrisa de Marangoni. En tono jocoso, dijo que ya contaba con los siete diputados santiagueños.

Milman no coincidió con la diputada. "Las coaliciones necesitan afinidad. Yo no iría a buscar al Frente Cívico", aclaró.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?