Dificultades para acordar con el FMI

Jorge Oviedo
(0)
15 de mayo de 2003  

El fantasma de la falta de gobernabilidad crea temores también sobre el acuerdo en vigor con el Fondo Monetario Internacional. Y, sobre todo, con el que debería suscribir el próximo gobierno para poder seguir adelante sin caer en cesación de pagos con los organismos multilaterales.

"La garantía de gobernabilidad fue un reclamo permanente del FMI para llegar al actual acuerdo", recordó un informante habituado a las rispideces de las negociaciones.

El mismo reclamo tiene el Banco Mundial. "Si la gobernabilidad está en duda, el FMI reclamará seguramente un respaldo explícito de un amplio abanico de fuerzas representadas en el Congreso y la experiencia indica que eso, en la Argentina, es casi imposible de lograr", dijo el informante.

"Está claro que ésa es la actitud del FMI, que en los últimos tiempos de la presidencia de Fernando Henrique Cardoso pidió y consiguió un respaldo de los candidatos con probabilidades de llegar a la presidencia para las políticas incluidas en el acuerdo", recordó.

Los candidatos, incluido el actual presidente Luiz Inacio Lula da Silva, respaldaron las políticas negociadas con el FMI y Brasil tuvo su acuerdo, mientras el de la Argentina continuó demorándose.

Nadie parece dudar de que el reclamo ahora será el mismo, cuando quien deba negociar sea el mismo Roberto Lavagna, pero esta vez en nombre de un presidente que sólo logró el 22% de los votos válidos.

Otra fuente calificada señaló que "serán muy importantes los acuerdos que Néstor Kirchner pueda hacer, pero como se requiere poder parlamentario, las opciones se reducen y la composición del Parlamento no cambiará hasta dentro de muchos meses". En ese escenario, Kirchner necesitaría erigirse en heredero de los acuerdos que le permitieron gobernar a Eduardo Duhalde, si es que consigue mantenerlos vivos.

El argumento de que Kirchner y su jefe de Gabinete heredarán los superpoderes que otorgó el Congreso hasta fin de año podría no ser del todo convincente para el FMI. "Cavallo tenía superpoderes y no pudo cumplir con su compromiso de déficit cero, y el Fondo cortó el acuerdo cuando no consiguió apoyo parlamentario para el presupuesto. Duhalde tiene superpoderes y sin embargo tuvo que soportar las presiones por la gobernabilidad", explicó el informante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.