El escenario. Dinero y encuestas, las grandes razones