Diplomáticos del Mercosur proponen una cláusula social

Para países en crisis, como la Argentina Consistiría en ayuda financiera directa de la región Fue como parte de la mesa de diálogo Obispos, embajadores y ministros del gabinete de Duhalde debatieron la situación
Jaime Rosemberg
(0)
25 de enero de 2002  

Hoy por ti, mañana por mí.

Los representantes diplomáticos del Mercosur propusieron ayer en la mesa del denominado Diálogo Argentino una "cláusula social" en el tratado común de la unión regional que autorice un auxilio financiero concreto a los países que, como la Argentina de hoy, lo necesiten con urgencia.

Los ministros de la Producción, Ignacio de Mendiguren; de Educación, Graciela Giannettasio, y de Salud, Ginés González García, también intercambiaron con obispos y funcionarios de Naciones Unidas ideas y propuestas para salir de la crisis.

Los diplomáticos de Uruguay, Chile, Brasil, Bolivia y Paraguay llegaron, pasadas las 8, a un desayuno de carácter informativo en Esmeralda 130, sede de las Naciones Unidas.

Allí escucharon, de boca de los organizadores de la concertación, una descripción pormenorizada de la coyuntura.

El embajador de Uruguay, Alberto Volonté, propuso entonces la "cláusula social", una iniciativa que, según varios asistentes, fue bien recibida por los embajadores y el representante del Gobierno, el vicejefe de gabinete, Juan Pablo Cafiero.

"Debemos bregar para que, en circunstancias como la que hoy vive la Argentina, se establezca una verdadera solidaridad continental", dijo Volonté a LA NACION.

El embajador de Chile, Jorge Arnate, también aplaudió el proyecto. "Me pareció muy constructivo. Es que el Mercosur debe ser más que un acuerdo comercial, e incluir lo político y lo social", afirmó a LA NACION.

Fuentes diplomáticas aclararon que esta iniciativa estaría incluida en la agenda de la reunión de presidentes del Mercosur, por realizarse a mediados de febrero próximo en Buenos Aires.

Los representantes diplomáticos reafirmaron además su apoyo al gobierno de Eduardo Duhalde.

"Hay que destacar la grandeza de un gobierno que, teniendo mayoría parlamentaria, de todos modos decidió ir a concertar", destacó Volonté.

La mesa continuó con consultas con distintos ministros del gabinete nacional en las que la coyuntura se llevó todo el espacio.

A las 10 se encontraron con De Mendiguren, quien se mostró optimista. "Una vez que se logre superar esta secuencia complicada, tendremos excelentes perspectivas productivas", se ilusionó.

Cerca del mediodía, obispos y funcionarios se entrevistaron en el Palacio Pizzurno con la titular de Educación, Graciela Giannettasio.

Trascendió que la eventual quita del incentivo docente y la crisis educativa fueron temas tratados.

Por la tarde, el ministro de Salud, Ginés González García, se acercó a Caritas para discutir soluciones a la grave crisis que vive el sector. Se habló de la situación en el PAMI, la crisis en los hospitales públicos y la eventual partida de $ 50 millones para distribuir medicamentos a carecientes.

"Me pareció más importante hablar de lo inmediato, que es lo que nos preocupa hoy. Yo mismo estoy pensando sólo en los próximos treinta días de gestión en el ministerio", dijo el ministro a LA NACION.

La jornada finalizó con la participación de representantes de la Fundación Conciencia y del club del trueque. Hoy acercarán propuestas agrupaciones de jóvenes, ONG y los presidentes de las cámaras legislativas.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?