Diputados: acuerdo para sancionar el presupuesto 2001

Respaldo del cavallismo y provinciales
Laura Serra
(0)
27 de octubre de 2000  

El nerviosismo que se vivió en las últimas horas en los mercados bursátiles provocó ayer un gesto poco frecuente en la Cámara de Diputados: la confluencia de los principales bloques legislativos para emitir una señal de tranquilidad y aprobar, el miércoles próximo, el paquete de medidas de aliento a la inversión que anunció el Gobierno el lunes último.

La velocidad con que se gestó el acuerdo revela la inquietud que se vivió ayer en la Cámara baja. Un hecho lo demuestra: la aprobación, en tiempo récord, del dictamen con las medidas anunciadas por el ministro de Economía, José Luis Machinea, iniciativa que había ingresado en el Congreso apenas dos horas antes.

El proyecto del Poder Ejecutivo contempla la reducción en un 33% de la tasa del impuesto sobre los intereses pagados y el costo financiero del endeudamiento empresarial a partir de 2001; la extensión, a 10 años, del plazo para tomar el pago del impuesto a la renta presunta a cuenta de ganancias; la agilización de la devolución del IVA pagado para la compra o importación de bienes de capital, la desgravación del impuesto a los bienes personales a la tenencia de acciones de empresas radicadas en la Argentina.

Excepto la Alianza, los bloques de la oposición (el PJ, Acción por la República y el Interbloque Federal de partidos provinciales) interpusieron algunas disidencias parciales al proyecto, referidas al financiamiento de la rebaja de impuestos. Sin embargo, aclararon que facilitarán el debate.

El primer acuerdo

En rigor, el primer acuerdo para brindar una señal de tranquilidad a los mercados se gestó anteayer entre la Alianza, el Interbloque Federal y el cavallismo, cuando ya se percibía la difícil jornada bursátil.

Tras una reunión con el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, los diputados radicales Mario Negri (Córdoba) y Raúl Baglini (Mendoza) iniciaron contactos con sus pares cavallistas y provinciales, conscientes de la necesidad de que la cámara emitiera un mensaje que despejara la incertidumbre.

Aquellas negociaciones dieron sus frutos y, en un documento conjunto, los tres bloques ratificaron su disposición para tratar, cuanto antes, el presupuesto nacional de 2001.

Paralelamente, los caciques del bloque del PJ se atrincheraron en el despacho de su conductor Humberto Roggero (Córdoba) para seguir de cerca la coyuntura económica. Allí, varios recibieron llamadas de sus respectivos gobernadores, alarmados ante un eventual descalabro económico.

Esta situación determinó la futura posición del PJ en apoyo -aunque con disidencias- de las medidas anunciadas por Machinea. Pero los peronistas se mostraron renuentes a firmar el documento impulsado por la Alianza.

"Queremos mantener nuestro perfil de oposición, perfil que, al parecer, no tendrán los otros bloques", explicó un diputado justicialista.

De todas maneras, esta diferencia no privó al PJ de gestos de acercamiento hacia el oficialismo. Ayer, durante una reunión con el jefe de Gabinete, la cúpula del bloque ratificó su disposición para debatir, en tiempo y forma, el presupuesto. "Aunque plantearemos nuestras objeciones", adelantó el menemista Miguel Pichetto (Río Negro), con referencia al recorte de los subsidios al gas y al petróleo en la Patagonia y al ajuste en el fondo del tabaco.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.