Diputados aprobó la ley de quiebras

Se suspenden por 180 días los concursos preventivos y ejecuciones hipotecarias y prendarias de cualquier origen; se amplía la pesificación para los créditos no financieros
(0)
30 de enero de 2002  • 18:35

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que suspenden por 180 días los concursos preventivos y ejecuciones hipotecarias y prendarias, pero sin incluir los artículos que prohibían la transferencia de divisas al exterior y eximían de impuestos a la reprogramación de la deuda privada.

La iniciativa votada por la mayoría del arco político, con excepción de los partidos provinciales y la Ucede, amplía la pesificación de los créditos que no superen los 100.000 dólares destinados a la compra, ampliación y construcción de vivienda acordados en escribanías o en mutuales y cooperativas.

A continuación, las principales disposiciones de la modificación a la ley de quiebras que hoy sancionó la Cámara de Diputados:

  • Declara la emergencia productiva y crediticia hasta el 10 de diciembre de 2003.
  • Suspende por un plazo de 180 días los concursos preventivos, las ejecucciones judiciales y extrajudiciales, incluídas las hipotecarias y prendarias de cualquier origen, como así también las nuevas medidas cautelares.
  • Establece una prórroga de 180 días del denominado período de "exclusividad" para los deudores en concursos preventivos, durante el cual podrá formular una propuesta para enfrentar la quiebra. Si la propuesta no contempla una quita o un plazo de espera deberá expresar la forma y el tiempo en que serán definitivamente calculadas las deudas en moneda extranjera.
  • Suspende por 180 días el trámite de los pedidos de quiebra.
  • Se impide durante la vigencia de la ley la transferencia a terceros del control de las sociedades en concurso preventivo.
  • Limita la posibilidad de impugnaciones de los deudores.
  • Las entidades financieras gozarán de un plazo de 90 días para procedor a la reprogramación de las deudas existentes al 30 de noviembre de 2001. Si al término de dicho plazo no se llegó a un acuerdo, la entidad deberá previsionar el ciento por ciento del crédito del deudor.
  • Establece que las deudas no bancarias, menores en su origen a los 100 mil pesos y destinadas créditos destinados a la compra de vivendas, automóviles o personales, serán consideradas con el cambio un peso un dólar.
  • Limita la posibilidad de impugnaciones de los deudores.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?