Elecciones 2019. Diputados: Los dos bloques principales crecerán si se vota igual que en las PASO

Fuente: Télam - Crédito: Candelaria Lagos
Fruto de la polarización, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio aumentarán el número de bancas, en desmedro de otras fuerzas
Laura Serra
(0)
27 de octubre de 2019  

De repetir el batacazo de las elecciones primarias, el Frente de Todos -la coalición que aglutina al PJ y al kirchnerismo detrás de Alberto Fernández- ejercerá un claro dominio en la Cámara de Diputados, muy cerca de alcanzar la mayoría. Le irá en zaga la bancada de Juntos por el Cambio, que paradójicamente verá nutrida su representación legislativa en el próximo período, aun si replica la derrota que experimentó en las primarias.

Este fenómeno se explica por la fuerte polarización que se vio en las PASO entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, en detrimento de las terceras fuerzas. De repetir la misma concentración de votos, ambas agrupaciones retendrán casi el 90% de las bancas de la futura composición de la Cámara de Diputados.

Se vería drásticamente reducida, así, la representación de los llamados "bloques neutrales", aquellos que durante la gestión de Mauricio Macri (con un bloque oficialista en minoría) aportaron sus votos para la sanción de las leyes.

En las elecciones generales de hoy se renovarán 130 bancas de la Cámara baja. Si se replicaran los mismos resultados de las primarias, el Frente de Todos cosecharía más de la mitad, unos 68 escaños. Así, esta coalición se posicionaría en primer lugar y pasaría del centenar de diputados que tiene ahora a un bloque que oscilaría entre los 117 y los 120 miembros.

Si se considera que la mayoría se alcanza con 129 legisladores, con el aporte de un puñado de bloques aliados el quorum estará al alcance de la mano, razonan en el peronismo.

Pero no todo será tan lineal como lo fue durante la era kirchnerista: en aquel entonces, el bloque del Frente para la Victoria conformaba una única amalgama de diputados peronistas y kirchneristas disciplinados tras las órdenes del Poder Ejecutivo. Sin embargo, la dinámica del futuro bloque oficialista cambiaría si Fernández resultara elegido; en lugar de una única bancada se articularía un interbloque en el que cada agrupación que integra el Frente de Todos mantendría su autonomía. En ese interbloque, que sería conducido por Agustín Rossi -actual jefe de la bancada kirchnerista- convivirían, cada uno en su propio espacio, el kirchnerismo (que será el más nutrido, con unos 38 legisladores), los representantes de los gobernadores peronistas (se escindirán de Alternativa Federal) y el Frente Renovador, que lidera Sergio Massa.

Massa, uno de los hombres más cercanos e influyentes del círculo que rodea a Fernández, será quien presida la Cámara de Diputados si el candidato del Frente de Todos triunfa. Será un hombre clave, no solo como moderador frente a las eventuales tensiones que surjan en el conglomerado PJ-kirchnerista en el Congreso, sino como negociador con los bloques de la oposición. Es un convencido de que, aun contando con mayorías legislativas, el Frente de Todos necesitará ampliar la base de sustentación política si pretende dotar de la mayor legitimidad posible las medidas más complejas que deba adoptar un eventual gobierno de Fernández.

En el bloque de Juntos por el Cambio, mientras tanto, si bien no se pierde la esperanza de dar vuelta la elección, se consuelan con la certeza de que, aun en la derrota, no perderían diputados; al contrario, engrosarían su bloque en la Cámara baja. En efecto, de repetirse los resultados de las primarias, el bloque pasaría de los 107 diputados a 111 miembros.

Sin embargo, las perspectivas se anticipan complejas para la coalición. Aun si gana las elecciones -la hipótesis menos probable-, seguirá en minoría y no contaría con el auxilio de terceros bloques fuertes para la sanción de las leyes. En caso de una derrota y de pasar a la oposición, enfrentará no solo el desafío de evitar la ruptura, sino que en simultáneo se librará una fuerte disputa interna por el liderazgo de la bancada.

Dos actores de la UCR protagonizarán la pulseada: el cordobés Mario Negri, hoy jefe del interbloque de Cambiemos, y el gobernador Alfredo Cornejo, quien llegará de Mendoza a la Cámara baja con toda la intención de inaugurar el "posmacrismo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.