Distensión y bromas en el gabinete macrista