Divide al Gobierno la polémica medida contra Fibertel