Dos allegados a Boudou, en un negocio millonario

Vinculan a un socio de él y a un empresario señalado como su "testaferro" con la ex Ciccone
Hugo Alconada Mon
(0)
8 de febrero de 2012  

Un ex compañero de colegio devenido socio del vicepresidente Amado Boudou, un empresario belga señalado como su "testaferro" y una firma controlada por dos mujeres de las Antillas figuran detrás del resurgimiento de la ex Ciccone Calcográfica, la papelera que podría quedarse con un negocio multimillonario para imprimir cientos de millones de billetes de 100 pesos, según consta en documentos que obtuvo LA NACION y testimonios de empresarios al tanto de las gestiones.

El renacer de Ciccone, la firma que en los 90 se ligó al empresario Alfredo Yabrán , quedó atada a The Old Fund, una sociedad anónima armada en febrero de 2008 con un capital de $ 30.000, que cobró un inesperado protagonismo en septiembre de 2009, cuando el empresario belga-argentino Alejandro Paul Vandenbroele tomó su control.

Según su ex esposa, Laura Muñoz, Vandenbroele le confió entonces que había empezado a trabajar con Boudou, con quien compartió salidas nocturnas y la playa en Mar del Plata. "Me dijo que estaba haciendo cosas fraudulentas con él, que se iba a quedar con dinero que no era de él, que se trataba de coimas", dijo anteayer en un reportaje con Jorge Lanata, en su programa de radio Mitre. "Mi esposo es testaferro de Boudou", insistió.

Al inscribirse The Old Fund ante la Dirección de Personas Jurídicas bonaerense, Vandenbroele figuró como representante de "Tierras International Investments CV", constituida en Holanda, con dos mujeres –Indra Farah Marie Vilchez y Jullisa Abigail Comenencia-Koolman–, ambas con domicilio en Curazao, en las Antillas Holandesas. Caribe puro.

The Old Fund ya había asumido para entonces un rol clave en el resurgimiento de Ciccone, luego de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) solicitara su quiebra en 2010 y una firma rival, Boldt, tomara sus riendas con la autorización de la Justicia. Su protagonismo comenzó al mismo tiempo que la AFIP volvió sobre sus propios pasos y pidió el levantamiento de la quiebra.

Operador, luego socio

En simultáneo, también, un abogado marplatense, José María Núñez Carmona, se presentó ante acreedores de Ciccone. Dos de ellos relataron a LA NACION que se identificó como "operador" de Boudou, les pidió que apoyaran el levantamiento de la quiebra y les anticipó que obtendría contratos para imprimir "billetes y patentes".

La irrupción de Núñez Carmona levantó polvareda, al punto que la diputada por GEN Margarita Stolbizer presentó un pedido de informes que el Ejecutivo jamás contestó. "Creo que esto tiene una envergadura mayor de lo que se cree", insistió ayer. "Esto es un negocio importante que demuestra la corrupción de este Gobierno."

El 3 de septiembre de 2010, en tanto, The Old Fund se presentó en el expediente de la quiebra y depositó $ 567.000 en la sucursal Tribunales del Banco Ciudad. Y ocho días después, presentó por nota en el expediente una transferencia por otro $ 1,8 millones.

Fueron días vertiginosos. Un día antes de ese segundo aporte, el 10 de septiembre, Boudou adquirió el 50% de Habitat Natural SA, según consta en su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción (OA), aunque nunca se plasmó en el Boletín Oficial. En los registros, sólo figuran Núñez Carmona y el abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe como directores de la firma.

Al declararlo ante la OA, no obstante, Boudou identificó como su socio a Núñez Carmona, con el que antes fue compañero de colegio en Mar del Plata.

El 21 de octubre de 2010 hubo otro cambio societario. La familia Ciccone renunció a sus cargos y Vandenbroele –cuya prima fue novia de Boudou y a la que designó jefa de la Anses en Mar del Plata– asumió como el nuevo presidente de la papelera, rebautizada Compañía de Valores Sudamericana.

El último paso ocurrió días atrás. Otra funcionaria cercana a Boudou, pero en la Casa de Moneda, le recomendó al Banco Central que habilite a Ciccone a imprimir billetes de 100 pesos. Un negocio con ganancias por US$ 50 millones.

LAZOS SOSPECHOSOS

  • Vínculo I. El abogado José María Núñez Carmona se presentó ante acreedores de la quebrada Ciccone y anticipó nuevos contratos; luego, Boudou lo reconoció como socio suyo ante la Oficina Anticorrupción.
  • Vínculo II. El empresario Alejandro Vandenbroele tomó el control de Ciccone por medio de la firma holandesa The Old Fund. Su ex mujer lo señala como "testaferro de Boudou".
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.