Dos funcionarios se trenzaron a golpes

El titular del Senasa, Marcelo Miguez, se peleó con el vicepresidente, José Romero
(0)
23 de noviembre de 2013  

Piñas, cabezazos y un labio roto es el resultado de una pelea entre dos hombres sucedida ayer en una calle de Buenos Aires. El hecho, casi insignificante si los protagonistas hubieran sido otros, involucró a los máximos responsables del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), el organismo que, entre otras cosas, debe controlar todos los alimentos que entran o salen del país. Los púgiles fueron Marcelo Miguez, también decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y José Romero, ex decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional de La Pampa.

Todo comenzó cuando Romero decidió presentar una carta con su renuncia al cargo de vicepresidente del Senasa en el Ministerio de Agricultura. Según distintas fuentes, se cruzó en la puerta del organismo, en Paseo Colón al 300, con Miguez, que pretendía buscar apoyo político para continuar como presidente del Senasa. En plena calle, los funcionarios comenzaron a discutir cuando Miguez le tiró un cross a Romero. El vicepresidente no llegó a esquivarlo, pero le respondió con un cabezazo que impactó en el labio de Miguez. La pelea se detuvo sin un ganador, claro, porque los testigos del incidente separaron a los dos funcionarios.

Según fuentes del organismo, el "entripado" entre Miguez y Romero venía de hace tiempo. El primero le recriminaba al segundo sus inasistencias al organismo. Y Romero se quejaba por su falta de participación en las decisiones importantes.

Lo cierto es que, antes de la pelea, ambos funcionarios no iban a continuar en sus cargos por decisión de Casamiquela.

Tanto Miguez como Romero asumieron en sus cargos en diciembre de 2011, con el comienzo del segundo mandato de Cristina Kirchner. Romero pretendió continuar en el cargo de decano de la Facultad de Veterinaria de La Pampa mientras ejercía funciones en el Senasa, pero el Consejo Superior de la universidad rechazó su petición. Miguez, en cambio, se mantuvo en el cargo de decano, aunque "ad honórem".

Las escenas de pugilato entre funcionarios del área agropecuaria no son nuevas. Hace siete años, los entonces secretarios de Agricultura y subsecretario de Economía Agraria, Miguel Campos y Javier de Urquiza, respectivamente, se trenzaron a golpes de puño en la sede de la cartera agrícola. Curiosamente, ambos funcionarios siguieron en sus cargos casi un año más hasta que el presidente Néstor Kirchner le pidió la renuncia a Campos para colocar a De Urquiza en su lugar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.