El escenario. Dos huelgas separadas por un abismo