El escenario. Dos jugadas de Cristina para sostener el modelo