La deuda es de US$ 1500 millones y puede duplicarse. Dos juicios ahogan las arcas porteñas