Dos señales en favor de la estabilidad