Duhalde arma planes luego de la presidencia

Viajará y seguirá haciendo política
(0)
5 de mayo de 2003  

Por unos meses se alejará del país, pero ni por un instante se distanciará de la actividad política. Confiado en que Néstor Kirchner tiene amplias posibilidades de ganar en la segunda vuelta, Eduardo Duhalde ya hace planes para su futuro poselectoral: primero se tomará un descanso en el exterior junto con su esposa, Hilda González, y luego comenzará a trabajar para imponer una renovación en el justicialismo bonaerense y para propiciar el desarrollo del productivismo en la Argentina.

Si bien remarcó en reiteradas oportunidades que no ocupará ningún cargo en un eventual gobierno del gobernador santacruceño e puso énfasis en que se mantendría al margen de toda cuestión relacionada con esa gestión, los dos ambiciosos proyectos podrían mantenerlo ligado, desde afuera, con el transcurrir de la nueva administración.

Concretamente, el Presidente tiene previsto tomarse vacaciones una vez que haya entregado el mando. La idea es "juntar energías luego de los meses más duros de su vida política" y para "auspiciar un fortalecimiento de Kirchner desde la distancia", según confiaron a LA NACION hombres de su entorno.

Las fuentes explicaron que el retiro de Duhalde contribuiría a fortalecer la imagen de Kirchner como un jefe de Estado con autonomía y peso propios, algo que de por sí estaba en los planes del candidato, que ya piensa en alejarse del duhaldismo para constituir un gabinete marcado por su identidad en caso de llegar a ocupar el sillón de Rivadavia.

En cualquier caso, el gesto de Duhalde le dejaría el camino liberado y sin ningún tipo de atadura para hacerlo, aseguraron hombres cercanos al Presidente.

Evitar suspicacias

"Kirchner tiene sus propias ideas y nadie busca influir en él al momento de tomar las decisiones, pero igual, para evitar suspicacias, va a alejarse por unos meses", dijo un funcionario con despacho en la Casa Rosada.

De esta forma, hizo referencia elípticamente a Carlos Menem, que intenta instalar el argumento de que el candidato del Frente para la Victoria está condicionado por Duhalde en todos sus movimientos.

El tiempo exacto que el Presidente tiene previsto para sus vacaciones aún no está definido, como tampoco lo está el destino que podría elegir.

Sin embargo, sus hombres de confianza estiman que podría optar por un país de América del Sur -"posiblemente Brasil"- y que su estada se prolongaría hasta los primeros días de diciembre.

Sucede que su esposa, Hilda González, asumiría el 10 de ese mes como diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. Eso sería así si finalmente no llegara a ocupar un cargo en el área social del gobierno de Kirchner.

De todas formas, hasta entonces no todo sería descanso para Duhalde. El mandatario comenzaría a trabajar desde la distancia para poner en marcha el Movimiento Productivo, que fundó en 2000 junto con el diputado Guillermo Alchouron (Acción por la República) y con el ex presidente Raúl Alfonsín.

El emprendimiento, cuyas ideas de alguna manera se vieron plasmadas en su mandato, había sido relegado luego de que asumió la presidencia, en diciembre de 2001.

Según sus voceros, desde ese espacio intentará contribuir mediante la reflexión y la generación de propuestas concretas al crecimiento de la actividad industrial en el país.

"Lo va a hacer sin ocupar ningún cargo ni estar vinculado con ningún área de gobierno. Su intención es contribuir completamente desde afuera a la reconstrucción de la Argentina", se apresuró a aclarar el funcionario.

La segunda tarea que encarará será impulsar la tan mentada renovación del peronismo. Y lo intentará hacer, al menos, en la provincia de Buenos Aires, donde conduce el PJ desde hace más de una década.

Para esto, Duhalde comenzó a tener reuniones con los jóvenes dirigentes del justicialismo provincial. Y tiene previsto intensificar estos encuentros en los meses posteriores a la entrega del mando.

"Tiene que haber una renovación de cuadros. La generación que actualmente ocupa los cargos ejecutivos está gastada y llena de cicatrices. Con gente nueva es la única manera de propiciar que la política se reconcilie con la sociedad", les repite el Presidente a sus colaboradores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.