Duhalde fijó para marzo las elecciones internas

El Presidente cree que no hay presiones y estiró los plazos
(0)
22 de junio de 2002  

El Presidente piensa convocar para marzo próximo a elecciones internas abiertas y simultáneas para que todos los partidos elijan el candidato que presentarán en las próximas elecciones. La decisión que tomó Eduardo Duhalde y reveló a tres de sus funcionarios de confianza está atada, como todo en su gestión, a un acuerdo con el FMI, que, en el Gobierno, hoy dan por primera vez como "casi cerrado".

Después de que el Congreso aprobó anteayer la ley que cambió la forma en que se elegían los candidatos presidenciales al obligar a todos los partidos con más de una lista a realizar elecciones abiertas el mismo día, el Presidente decidió avanzar con el proceso que quiere encabezar: la transición hacia las elecciones.

El plan de Duhalde, confiado a LA NACION por dos ministros y un hombre de confianza del Presidente, consiste en acordar con el FMI antes del 14 del mes próximo y comenzar a "ordenar" el proceso electoral interno para comienzos del año próximo.

Si bien Duhalde tiene previsto convocar para marzo a elecciones internas abiertas, buscará antes de hacerlo un acuerdo con los gobernadores del PJ para definir las reglas de juego de la disputa partidaria. El Presidente resolvió estirar los plazos electorales en razón de que hoy no debe soportar las presiones de los precandidatos presidenciales del PJ. Si se cumple el esquema que planteó el Presidente en su despacho, las elecciones presidenciales se mantendrían en la fecha prevista de septiembre de 2003. Duhalde habló de esto con los funcionarios consultados por LA NACION y anteayer mantuvo un almuerzo en el que se analizó un cronograma.

Un integrante del gabinete recordó al Presidente que, según el artículo 95 de la Constitución que se reformó en 1994, las elecciones nacionales no podrían convocarse antes de octubre del año próximo, ya que se limitó a dos meses la diferencia entre el traspaso de mando y las elecciones.

Ese artículo buscó limitar el debilitamiento presidencial. Duhalde, que debe completar el mandato de Fernando de la Rúa, que finaliza el 10 de diciembre de 2003, no podría convocar a elecciones antes de octubre. Este es un argumento que también se empleará para no adelantar las elecciones.

"El Presidente ya tomó una decisión y nos mandó a trabajar a todos en la organización de las elecciones internas para marzo", dijo uno de los hombres que más conocen a Duhalde.

Por eso, el ministro del Interior, Jorge Matzkin, actuó rápido y se reunió con los jueces electorales. Si bien no se habló de plazos concretos, informalmente el ministro transmitió la idea del Presidente de convocar a las elecciones para marzo próximo.

"Las elecciones internas van a ser tan complejas como las presidenciales, y por lo menos nos llevará más de cinco meses organizarlas", comentó el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, delante de sus colaboradores.

En realidad, el Presidente pretende tener organizado el proceso electoral antes de fin de año y definir, mientras tanto, con los precandidatos del PJ (por ahora son siete los dirigentes que quieren sucederlo) las condiciones en que llegarán a los comicios internos.

Duhalde preside el congreso nacional del PJ, el máximo organismo partidario, y debe acordar temas clave con los precandidatos, como la integración de la junta electoral que fiscalizará los comicios internos.

Antes de empezar, el Presidente tiene un conflicto con el titular del PJ, Carlos Menem, que le hizo saber, a través de Eduardo Bauzá, que no aceptará su idea de conformar una comisión política para fijar reglas de juego. "Para eso está el partido, Duhalde no puede meterse", dijo Menem, según confió a LA NACION un allegado.

Duhalde, que se puso al frente de la transición, quiere que una comisión política (que integrarán dos diputados, dos gobernadores que no sean candidatos y dos senadores) sea el canal del diálogo con los precandidatos. "¿Ellos dicen que cuestionamos el cargo de Menem en el PJ? Es así, pero él no puede pretender interferir en las elecciones internas y ser candidato", se quejó un ministro. Es un tema que llevará tiempo arreglar.

La prioridad del Gobierno son las elecciones internas abiertas y simultáneas, y éste es el nuevo eje sobre el que se trabajará de ahora en más.

Signos de confianza

La confianza en que acordará con el FMI llevó al Presidente a tomar la decisión de definir la convocatoria a elecciones internas en marzo próximo. El contagio que se produjo en las últimas horas de la crisis argentina en Brasil y en Uruguay es considerado por el Gobierno un factor que contribuirá a que el organismo internacional no postergue más la ayuda financiera para la Argentina.

La única preocupación de Duhalde es que si se agrava la situación en Brasil "arrastrará" a nuestro país. Sin embargo, predomina el optimismo por el acuerdo con el FMI, y en esa dirección se inscribe el plan de elecciones internas para marzo próximo.

"Con el acuerdo cerrado y la situación política descomprimida el verano puede ser más tranquilo para nosotros", se animó a decir un hombre que está siempre cerca del Presidente, conjetura impensable meses atrás.

Según los funcionarios consultados por LA NACION, no existe un plan B porque lo único que truncaría los plazos electorales que se fijó Duhalde sería no acordar con el FMI y una crisis institucional severa.

Los únicos reclamos concretos para que se adelanten las elecciones son del gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, y del ex gobernador de San Luis Adolfo Rodríguez Saá. Desde que se hizo la cumbre en La Pampa (hace menos de un mes), Duhalde no recibió más presiones para irse antes del poder. El gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, el hombre del PJ mejor ubicado en las encuestas, prefiere que Duhalde llegue a 2003.

Confiado, el Presidente admitirá que su plan es convocar a elecciones internas en marzo próximo. Sus hombres se entusiasman al asegurar que su jefe será "el gran elector" y que, aunque en el PJ se quejen, es él quien marcará los tiempos del proceso electoral que definirá a su sucesor.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?