Duhalde: "Hay Kirchner para ocho años"

Afirmó que si hace bien las cosas nadie podrá negarle la reelección; le aconsejó que sea "equilibrado" y elogió su gabinete
Mariano Obarrio
(0)
21 de mayo de 2003  

Eduardo Duhalde se acomoda en el sillón presidencial y casi como si nada lanza la posibilidad de la reelección de su sucesor, Néstor Kirchner, para 2007. "Si hace las cosas bien, tenemos a Kirchner en el gobierno por ocho años. ¿Quién le va a ir a decir que no sea candidato otra vez?", dijo el Presidente a LA NACION.

Para él la señal es clara: su carrera presidencial termina el domingo.

Se lo nota distendido a cinco días de irse del poder y hasta se permite imaginar que si las cosas no le salen bien a su sucesor, el peronismo tendrá a Carlos Reutemann, José Manuel de la Sota, Felipe Solá y menciona a Juan Carlos Romero, que fue el compañero de fórmula de Carlos Menem hasta que renunciaron al ballottage.

A Duhalde le gusta el gabinete que anunció ayer Kirchner. Cuenta que su sucesor se lo anticipó una hora antes por teléfono. Habla bien de quien fue su candidato, pero también le aconseja que sea "equilibrado".

"Los tres consejos que le daría a Kirchner son: fuerza, equilibrio y suerte. El primero no le hace falta porque tiene mucha energía. El equilibrio es necesario en un país en el que todavía hay tantas viejas y nuevas injusticias, reclamos de todos lados que son muy justos. Hay que tener cuidado cómo se maneja. Y la suerte es en realidad un deseo. Acá (se agarra del sillón) siempre se necesita suerte".

Duhalde mencionó otra vez la palabra equilibrio para referirse al perfil que debería tener Kirchner.

-El gran proyecto de Kirchner es el plan de obras públicas. ¿Cómo cree que debería hacer para cumplir con el FMI, al que hay que pagarle deudas y al mismo tiempo destinar fondos del superávit fiscal para financiarlas?

-Tiene que hacer un equilibrio, pero no puedo adelantar una opinión en un tema que tiene que decir el presidente electo, no yo.

(El Presidente se cuida de que las diferencias que tiene con Kirchner no se noten demasiado).

-¿Qué le pareció el gabinete de Kirchner?

-Son gente joven y los que van de mi gobierno tienen experiencia, son excelentes funcionarios.

-¿La inclusión de cuatro hombres de su gobierno le dio una impronta duhaldista al gabinete?

- Lavagna no es duhaldista para nada y Ginés González García tampoco. Pampuro y Fernández son dirigentes de la provincia, pero que han trabajaron con Kirchner desde el primer momento.

-¿El próximo gobierno será la continuidad de sus políticas?

-Sí, pero con la impronta que le fije Kirchner.

-¿Cómo ve la creación del ministerio del planificación federal, infraestructura y servicios?

-Me parece bien. Es un área que como ya no tenía muchas posibilidades reales de hacer obras había quedado en un segundo plano, pero ahora las posibilidades de la obra pública son evidentes.

-El estilo que mostró Kirchner en las últimas horas es diferente al suyo, decide solo y anunció el gabinete desde Santa Cruz.

(Interrumpe con una sonrisa) -Yo también decidí solo. El consultó a su círculo íntimo, que es en el que se apoyará en el primer tramo del gobierno.

-¿Qué estilo cree que tendrá la presidencia de Kirchner?

-Me lo imagino como es muy frontal tomando decisiones y haciendo las transformaciones que hay que hacer en el país y que va a tener mucho apoyo, otra cosa no puedo decir. No conozco la forma que decide. Una cosa es cuando uno es candidato y otra cuando empieza a gobernar. Así como la Justicia habla por la sentencia, el Poder Ejecutivo habla por los actos. Eso es lo que hay que ver.

-¿Cuál será su papel en el futuro gobierno?

-No tengo ningún papel establecido. Todo lo que pueda colaborar lo haré, no mucho más porque en realidad el presidente electo no afronta dificultades ni en el Parlamento.

-Usted dijo que Kirchner es muy frontal y en su discurso advirtió que no iba a ser presa de las corporaciones, ¿qué le pareció?

-Yo no puedo decirle nada por los diarios. Tiene su estilo, que a muchas personas, como por ejemplo a mi esposa, le gusta porque ella es así.

-¿Y ese estilo le gusta?

-Yo tengo un estilo que ustedes conocen, pero me parece que es mejor, como dice mi esposa, exponer las cosas claras.Yo tengo otra formación. Es nada más que una cuestión de estilo.

-Usted dijo que no hay que hablar de temas partidarios, pero el PJ bonaerense ya quiere que usted pelee la presidencia del PJ.

-Pero no lo voy a hacer ni ahora ni nunca. No voy a participar en temas partidarios nunca más.

-¿Cómo ve la posibilidad de que sea Kirchner el presidente del PJ?

-El tiene un proyecto mucho más amplio, una base más amplia que la justicialista. Igual a nadie le importa quién es el presidente de un partido, los partidos están en su peor momento y se tienen que renovar.

-¿Rechaza absolutamente la presidencia del PJ?

-Sí, ése y todos los cargos.

-Y si lo pide el PJ bonaerense...

-Esto es definitivo.

-¿Qué papel imagina para usted en el futuro?

-Lo que hice cuando dejé la provincia y me ocupé de algo que incluyó a todos los partidos como fue la creación del movimiento productivo y ahora pienso reactivar. No tiene que ver con lo partidario, para mí es una etapa terminada.

-¿Será senador en 2005?

-Es una posibilidad seria.

-¿Qué lugar le guardará la historia en su paso por la presidencia?

-Imagino quedar como un piloto de tormenta que en el corto plazo pudo, con mucha ayuda, restablecer la gobernabilidad, evitar la ruptura del sistema democrático, salimos de la recesión, empezamos a ejercer el derecho alimentario y dejamos un ambiente pacificado. Mucho más no porque fue un gobierno de emergencia.

-¿Y para Menem, qué imagina de aquí en más?

-Menem tiene que ir convenciéndose de que fue parte de una etapa que ya terminó y que se debe ayudar. Yo espero que recupere algo de grandeza para abrir camino a los nuevos.

-¿La renuncia de Menem buscó desestabilizar a Kirchner y fue funcional a las corporaciones?

-No hace daño el que quiere, sino el que puede. No sé cuál qué quería, pero no produjo ningún daño.

-¿Cómo llega Kirchner?

-Sobreestimaba el daño que podía hacer Menem, pero ahora me doy cuenta de que todo el mundo sabe que Kirchner asume con un 70% de los votos, por más que no se vote, y con una imagen positiva muy alta.

-¿No cree que el Gobierno le deja a Kirchner una herencia bastante pesada, un campo minado, por el tema de tarifas, compensación a los bancos...?

-Yo traté de resolver todo lo que pude. Ahora tendrá que hacerlo él.

El Presidente habla del alivio que siente al dejar el poder y se despide. Lo espera uno de sus funcionarios que ahora trabajará para Kirchner.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.