Duhalde insistió en defender ideas que irritan a Kirchner

Dijo que "la devaluación salvó al país"
Mariano Obarrio
(0)
25 de abril de 2004  

El ex presidente Eduardo Duhalde le añadió un nuevo capítulo al conflicto permanente con el presidente Néstor Kirchner y dijo que la devaluación del peso que dispuso durante su gestión, en 2002, "fue lo que salvó al país".

También insistió en una frase que irrita a Kirchner: "Hasta que no salgamos del default no vamos a ser un país confiable".

Esta última afirmación había motivado el jueves último una dura crítica de Kirchner a su antecesor cuando dijo que "la devaluación fue poco prolija".

Las declaraciones de Duhalde emitidas ayer por Radio Del Plata hicieron pensar que se trataba de una nueva contraofensiva del líder del PJ bonaerense tras la polémica de mitad de semana.

Pero los allegados al ex mandatario hicieron notar que esos dichos fueron parte de un reportaje grabado el jueves último con el periodista y empresario Marcelo Tinelli, instantes después de la embestida de Kirchner. "No tuvo intención de alimentar la polémica", aseguró un vocero duhaldista.

Cuando Duhalde comprobó ayer los ecos de sus palabras salió a bajar el tono de la disputa: "Esa discusión no conduce a nada; la gente no quiere discusiones entre dirigentes", le dijo a Radio Mitre.

La ESMA, otra diferencia

Según altas fuentes de ambos sectores, Kirchner y Duhalde tienen notorias diferencias políticas y están dispuestos a expresarlas en público. Pero ninguno de ellos tomará, por ahora, la iniciativa de precipitar la crisis de la alianza política que conforman. Nadie descarta, empero, que los proyectos de poder se bifurquen conforme avancen los tiempos electorales.

Un ejemplo de esas diferencias es que Duhalde le dijo a Radio Del Plata que no estuvo de acuerdo con el acto que Kirchner hizo en la ESMA.

También reiteró su defensa de Carlos Menem. Sobre el proceso judicial que afronta el ex presidente, el dirigente justicialista bonaerense dijo que "es poco serio para un país que quiere serlo. Hay persecución, pero descarto que sea por parte del Gobierno".

Este respaldo a Menem también había fastidiado a Kirchner.

La respuesta de la Casa Rosada estuvo ayer a cargo del jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Por un lado, señaló que la poca confiabilidad de la Argentina puede obedecer a la devaluación de Duhalde.

"Es una visión que tiene Duhalde sobre la confiabilidad. En aquel momento la situación era muy difícil, se tomó una decisión y ésa puede generar resultados tales como que la Argentina se haya vuelto un país poco confiable, como dice Eduardo Duhalde", señaló.

Aunque destacó: "Siempre hemos tenido el mejor trato y el mayor afecto" con el ex presidente.

Por otro lado, embistió contra las provincias de Buenos Aires y de Córdoba, por oponerse al proyecto de coparticipación propuesto por el Gobierno. "La coparticipación está bastante acordada, aunque hay algunas dificultades con Buenos Aires y Córdoba", dijo a Radio Colonia.

Si bien las críticas de Fernández fueron para el gobernador bonaerense, Felipe Solá, que reclama una cuota mayor de coparticipación, se podría interpretar como un tiro por elevación a Duhalde, que hizo causa común con Solá en este conflicto. "Cada punto que se le dé a Buenos Aires se le debe sacar a otra provincia. Y esto complica un poco la discusión", dijo el jefe de Gabinete.

Desde 1994, el gobierno bonaerense perdió casi nueve puntos porcentuales de la masa coparticipable: de percibir el 30% pasó al 21,7%, lo que significan 1200 millones de pesos menos. "Duhalde también piensa que hay una injusticia en el reparto de fondos", dijo un duhaldista.

Los allegados a Duhalde aseguran que fue el propio Fernández quien pidió al ex presidente que intercediera ante el resto de los gobernadores del PJ para acordar la nueva ley de coparticipación. Más allá de las tensiones, Duhalde dijo en tono conciliador que conocía de antes la opinión de Kirchner sobre la devaluación, destacó el "modelo de producción" e instó a apoyar al Gobierno.

En respaldo a Kirchner salió también el ex vicepresidente Carlos Alvarez, que dijo en Córdoba que "hay que apuntalarlo", porque "está muy solo y la estructura de poder no lo acompaña", en referencia al PJ.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.